El Centro Comunitario del barrio Malvinas continúa con el trabajo social asistiendo a vecinos de Trevelin afectados por la crisis que no da respiro. Además de la copa de leche, ahora avanzan en la construcción de un invernáculo que tendrá a 10 familias al frente de la producción.

A cerca de unas 200 personas del “Pueblo del Molino” atiende el complejo del barrio Malvinas Argentinas que coordina Elfrida González y que cuenta con el apoyo de un grupo de mujeres de gran compromiso, además de las donaciones realizadas por la comunidad.

“Hay mucha gente que está colaborando” con diversos víveres, destacó González en contacto con diario La Portada, al tiempo que mostró su agradecimiento por los repetidos gestos de solidaridad. También reciben un aporte económico mensual de la Municipalidad.    

Sostuvo que durante los meses de la contingencia sanitarias por el COVID-19 aumentó la asistencia y afirmó que la actual crisis penetró fuerte sobre todo en los sectores de más bajos recursos. “Acá todos los días ponemos la leche y el pan”, señaló.

Subrayó que de lunes a viernes ofrecen el desayuno, mientras que los días jueves al mediodía están las viandas. “A partir de las 11 comenzamos a repartir los alimentos”, manifestó. Cabe mencionar que a raíz de la pandemia las concentraciones están prohibidas.

Producción

Por otro lado, contó que pusieron en marcha un proyecto interesante postergado hace varios años: la construcción de un invernáculo. “Es una idea que siempre nos interesó y que finalmente ahora lo estamos concretando”, rescató.

Tiempo atrás organizaron un festival que les permitió recaudar los fondos económicos necesarios para la compra de materiales. Estará localizado en el predio de la Escuela N° 37. “Es el lugar que conseguimos. Funcionará ahí”, agregó entusiasmada.

Avisó asimismo que esta semana comenzaría la construcción y estimó que en poco más de 10 días debería estar terminado, en funcionamiento. “Dependerá de las condiciones del clima”, reforzó González, destacando los alcances del proyecto social.

Adelantó que escogieron a unos 10 grupos familiares, “son los que trabajarán en el sitio. Es gente que no posee un empleo” y que en muchos casos afrontan el pago de alquileres. Lo utilizarán -en principio- para consumo personal y luego deberán destinar parte de la producción a la ayuda de otros vecinos.

“Van a sembrar toda clase de verduras, no sólo adentro del invernáculo sino que además afuera donde podrán cultivar papa, por ejemplo”, recalcó la responsable del Centro Comunitario. Técnicos del INTA también “están colaborando y acercan paquetes de semillas”, amplió.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí