Romano criticó la falta de políticas del municipio para organizar el aporte solidario del vecino a comedores

El concejal mandato cumplido, Flavio Romano, repasó el informe elaborado por el Frente Vecinal Esquel (FVE) sobre la asistencia alimentaria en merenderos y comedores de sedes barriales. Destacó la solidaridad de la gente y cuestionó el papel del municipio.

El FVE preparó un documento centrado en la asistencia alimentaria hacia los comedores que funcionan en el Bella Vista, Matadero, 28 de Junio, Los Sauces, Cañadón de Bórquez, Chanico Navarro,  Grupo de Joven Ceferino y el Centro Comunitario  del Badén.

“Motiva este trabajo la necesidad de contar con datos precisos que sirvan para elaborar políticas públicas que permitan atender la emergencia, entendiendo que en este contexto es el Estado quien debe primordialmente garantizar el derecho a la alimentación”, dice el documento.

Los números duros indican que “semanalmente se brindan 1630 meriendas, en  cinco merenderos distribuidos en los diferentes barrios”. Mientras que “un total de 4544 viandas se distribuyen” por semana en seis comedores.

El Frente sostiene que “ambos sistemas de asistencia dependen fundamentalmente de las donaciones de vecinos -vecinas, comercios y de organizaciones sociales. Sólo en un espacio, el municipio realiza un aporte quincenalmente”.

La conclusión es que “las meriendas y almuerzos que se ofrecen a las personas, son los propios vecinos y vecinas de Esquel organizados en diferentes modalidades, los garantes de esa asistencia”. Agregan que “se evidencia que la misma notoriamente debió y debe suplir la ausencia de políticas públicas en esta materia”.  

Flavio Romano es uno de los que conoce el detalle del relevamiento hecho en el marco de la cuarentena por el coronavirus. “Es una fotografía de cómo está funcionando hoy la ayuda alimentaria en Esquel”, explicó en diálogo con diario La Portada.

Sostuvo que los vecinos cumplen un rol preponderante, algunos con la donación de alimentos y otros con la coordinación en las propias sedes barriales. Subrayó que es una amplia red para atender la gran demanda.

Recordó que en el 2018 elaboraron un diagnóstico similar con una misma conclusión: “La Municipalidad no está respondiendo para garantizar el derecho a una alimentación adecuada sino que funciona como un colaborador más, cosa que creemos no debe ser así”.

Consideró, asimismo, que el Gobierno Municipal “debe organizar la gran solidaridad” de la gente para que de esta manera la contribución comunitaria sea “universal, equitativa y sustentable desde el punto de vista nutricional”.

“Cuando uno es solidario hace lo que mejor puede. Hay quienes reciben harina y azúcar todo el tiempo, mientras que otros carnes y demás nutrientes. Uno hace lo que puede, pero el Estado debe asumir un papel ordenador de todo”, amplió.

Ponderó sin dudar el esfuerzo y compromiso de aquellos que voluntariamente colaboran con los comedores. Advirtió que en contraposición estos espacios “reciben muy poco aporte del municipio. Ni siquiera se ofreció un asesoramiento nutricional”.

Aseguró que el Ejecutivo es responsable de encarar gestiones para recibir de Provincia o Nación los recursos en pos de “garantizar la alimentación a las familias” de la ciudad que se encuentran en una situación de vulnerabilidad.

“Como partido político aplaudimos y somos partes de esta red solidaria, pero señalamos que el Estado no puede desligarse de una obligación que pasa por asegurar un derecho. Los vecinos no tenemos la función de hacerlo, es del Estado”, completó.