En Pocas Palabras: Sueños que nos predicen

En esta segunda Columna de Opinión el Licenciado en Psicología Fabián Calabresse ofrece una mirada significativa sobre los sueños.

* POR FABIAN CALABRESSE.

Los oráculos entraron en decadencia, ya no están los templos donde la Pitia (*)1, nombre a la sacerdotisa del templo de Apolo, con su decir respondía a las preguntas, por lo general sobre el futuro, que los hombres le hacían. Este oráculo, este decir de la Pitia necesitaba de una interpretación ya que no eran respuestas claras sino que más bien tenían un tinte confuso, no era un decir proposicional; se expresaba en prosa dejando en quien consultaba cierta responsabilidad, aparte de ser su destino el que estaba en juego.

Hago esta referencia porque desde siempre el hombre intentó evitar el porvenir sin tener alguna garantía ante la incertidumbre. La Pitia mediaba entre la divinidad y lo terrenal y devolvía el oráculo del Dios que hablaba a través de ella. El consultante que llegaba al templo pagaba un costo y ofrecía un sacrificio.

La Pitia no era visible, y no se oía más que su voz. Era tal vez la forma de no arruinar su condición de tal, ya que había cierto ritual purificador y ciertas condiciones que debían conservar estas mujeres, y a la vez era una forma de no confundir los lugares diferentes entre ella y quien la consultaba. Los sueños no escaparon de este valor oracular, de predicción de un futuro; desde los egipcios, pasando por la tradición bíblica tuvieron ese lugar; hasta nuestros días escuchamos frases como “ qué querrá decir lo que soñé”, que interrogan o al menos dejan esa sensación de que además de ser por lo general confusos tienen una ajena familiaridad. Conservan ese carácter de enigma y extrañamiento. Freud en alguna oportunidad lo nombra como vivencia alucinatoria inocua.

Freud mismo habla de revelación cuando en una carta a su amigo Wilhelm Fliess (*)3 le comenta que imagina la inscripción en una placa de mármol que reza “en esta casa, el 24 de julio de 1895, el secreto de los sueños le fue revelado al dr. Sigmund Freud”. (*)2

Un lugar de importancia  

Los sueños ocupan un lugar importante, son parte de nuestra vida cotidiana. Los hay placenteros, bellos, claros, confusos, repetidos, angustiantes. Siempre estuvieron ligados a la revelación hasta que Freud escribe su obra de 1900 “la interpretación de los sueños”, entendiéndolo como una formación del inconciente y vía regia a éste.

Freud saca al sueño de la superchería y lo ubica de lado del discurso científico; estableció que no carecían de una causa (determinismo psíquico), lo que no implicó que hoy coexistan otros discursos que expliquen al sueño desde diferentes fundamentos. Por ejemplo, hablar de los sueños como material residual de la actividad neuronal es hablar de la dicotomía mente-cuerpo; podríamos adelantar la pregunta si hablar de trastornos del dormir no da por sentado también esta separación entre lo psíquico y el cuerpo, cosa con la que no estoy de acuerdo.

Huellas significantes

Si aquí hablamos de predicción, si decimos que los sueños auguran algo lo será en el sentido de aquello pre-dicho que se encarna en el sujeto a partir de su condición de tal; a partir de un decir que lo preexiste y lo inscribe en un mundo significante que dejó sus huellas, esas primeras con los cuales su madre o cuidador lo significó. Es así que el sueño en tanto formación del inconciente aparece ya como un decir a descifrar, un buen material para trabajar en dirección a la singularidad y en relación a sus propias huellas significantes.

Así pensados los sueños podemos establecer que algo está predicho en ellos, y si los sueños son según Freud una realización de deseo, este deseo se relaciona con el decir de alguien que dejó las huellas de su propio soñar.

*Licenciado en Psicología (MP 0417).  

(*) 1 La Pitia ( / p del ɪ theta i ə / , griego antiguo : Πῡθίᾱ [pyːtʰí. aː] ) era el nombre de la gran sacerdotisa del templo de Apolo en Delfos, que también sirvió como el oráculo, comúnmente conocido como el Oráculo de Delfos.

(*) 2 La placa con la inscripción imaginada por Freud fue colocada finalmente en el Hotel Bellevue de Viena en 1977.(Ad).

(*) 3 Wilhelm Fliess (1887-1904) médico otorrinolaringólogo.