En el marco de la cuarentena y del distanciamiento social que se debe observar para minimizar las posibilidades de contagio por COVID-19 la sociedad ingresó en una etapa diferente donde las herramientas tecnológicas comenzaron a tener un carácter fundamental e indispensable para trabajar, para mantener contacto con familiares y amigos.

La vida cotidiana trascurre, actualmente, desde las computadoras, tablets, celulares y cualquier otro dispositivo electrónico que nos permita “estar on line”.

Es así que la virtualidad se convirtió en la posibilidad de seguir adelante con parte de nuestras vidas cotidianas. Esta posibilidad- cuya validez no se cuestiona en este contexto- tiene sus ventajas porque nos permite cuidarnos y cuidar a nuestras familias en esta difícil etapa de pandemia.

No obstante es importante tener presente que no todo puede resolverse on line, que la sociedad se fortalece en el contacto con el otro, que las ideas superadoras surgen de la puesta en común de las diferentes opiniones y que discernir persona a persona es enriquecedor.

El teletrabajo, además, plantea cierta comodidad pero también una mayor carga horaria porque el derecho a la desconexión no siempre es tenida en cuenta. La regulación, en este contexto, debe ser amplia y resguardar las fuentes de trabajo.

La posibilidad de que los empleados no se encuentren, sin dudas, seduce a las patronales porque de esta manera eventuales reclamos se traducen a una mínima expresión. Es allí donde, una vez más, la regulación debe estar presente.

Que las medidas que se implementan en esta coyuntura se conviertan en uno de los cimientos de la “nueva normalidad” genera preocupación. Los lazos comunitarios, como parte del entramado social, se construyen con el otro. Pensar que una sociedad pueda fortalecerse “on line” resulta difícil de imaginar.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí