Compostaje domiciliario: “Un proceso de educación y concientización”

Así lo definió Daniel Hollman secretario de Ambiente quien - además - adelantó que se analizan soluciones intermedias para el manejo de los residuos.

El cuidado del medio ambiente constituye una preocupación para muchos vecinos quienes encuentran en la actividad del compostaje una acción que se debe considerar. No obstante no todos cuentan con espacio físico suficiente para llevar a cabo la actividad por lo que existen alternativas.

Daniel Hollman secretario de Ambiente, en diálogo con La Portada explicó el proceso y las diferentes instancias en que se puede llevar a cabo. “Lo más común es hacer un pozo en el patio de la casa y colocar el material orgánico allí que se va compostando por la humedad del suelo. Van actuando los agentes que están en el suelo lo cual lleva entre cuatro y cinco meses”, manifestó.

“Si la persona no tiene patio se puede armar una compostera, que tienen diferentes diseños, donde también se va generando el compost”, explicó el funcionario.

Remarcó que “en el Ecocanje tenemos diferentes composteras y el vecino puede ver cual le resulta más práctica. También están en las oficinas las empleadas que pueden explicar todo el proceso”.

Hollman recordó que “el cincuenta por ciento de los residuos son inorgánicos y el otro cincuenta por ciento son orgánicos. La proporción, a nivel mundial, siempre es la misma. La persona que hace compost en su casa ayuda a que los residuos no queden tirados por cualquier lado. También se reduce el transporte a la Planta de Tratamientos e implica un menor costo para la Municipalidad respecto del procesamiento de estos residuos”.

“En el caso de los elementos orgánicos no se podría contar con una alternativa diferente, pero si tenemos en mente hacer una Planta intermedia donde los vecinos puedan llevar materiales reciclables. Sería algo similar al ecocanje, pero de mayor magnitud”.    

Variada aceptación

Al ser consultado sobre la aceptación de este sistema domiciliario de compost sostuvo que “hay gente que trabaja mucho con estas actividades de cuidado del ambiente y en especial con el manejo de los residuos. Pero también están los vecinos quienes consideran que sacarse el problema de encima es lo más fácil. No tienen interés de separar los residuos por lo que es mucho más difícil convencerlos de los beneficios del compostaje”.

Remarcó, en este sentido, que la temática está relacionada con “un proceso de educación y concientización. No es un trabajo a corto plazo, pero si es algo que en algún momento se tiene que iniciar y con el tiempo debe ir prendiendo”.