Atentos a la difícil situación generada por la pandemia del coronavirus y la crisis económica, un numeroso grupo de vecinos comenzó a asistir con mercadería a dos merenderos de la ciudad. Son cerca de 120 los voluntarios que conforman una gran red solidaria.

Una de las personas detrás de la campaña es Eugenia Camino. No está sola, por supuesto. Todo nació a fines de marzo con el aislamiento social preventivo y obligatorio decretado por el presidente para frenar la propagación del virus que conmociona al mundo.

Frente a la demanda latente de familias sin recursos, estos vecinos decidieron articular esfuerzos para poner en marcha una suerte de red solidaria que cada semana entrega elementos comestibles a los merenderos de los barrios Bella Vista y Ceferino.

En diálogo con diario La Portada, Camino destacó que el balance hasta el momento es altamente positivo. “Juntamos un número de voluntarios bastante alto. Armamos tres grupos, dos para el Ceferino y uno para el Bella Vista”, precisó.

“Nadie dejó de aportar”

Resaltó que llevan casi 90 días de trabajo ininterrumpido y ponderó que “en este tiempo no se bajó ni una sola persona, algo que realmente nos impresiona y nos da mucha alegría”. Esta constancia habla de un “compromiso y una predisposición” superlativa, enfatizó.

Reiteró que “nadie dejó de aportar” pese a que la cuarentena en Esquel saltó de fase y las restricciones en la actualidad no son tan severas como semanas atrás. “Por el contrario todos quisieron seguir colaborando”, afirmó contenta.

Camino recordó que ya tienen aceitado el mecanismo de trabajo: un vehículo retira el alimento por la casa del voluntario para luego entregar las donaciones completas en las sedes. Los encargados de estos espacios luego distribuyen las viandas entre las familias más vulnerables del barrio.

Seguir aportando

Leche, budines, galletitas, tortas, té, café, mate cocido y panificados, son algunos de los tantos insumos que reparten en el Ceferino los lunes y miércoles por la mañana y en el Bella Vista los días sábado.

Avisó que -por el momento- tienen pensado continuar con la ayuda social “porque obviamente la necesidad existe. Si bien hay una cuarentena más flexibilizada, la comida tiene que llegar a los hogares. Por eso mientas podamos seguir, lo vamos a hacer”.

Por último, celebró que a lo largo de esta cuarentena contra el COVID-19 se crearon diferentes grupos en la ciudad para ayudar a los que menos tienen  y consideró que esto demuestra una vez más el costado solidario de la comunidad. 

Foto: Rubén Castagnino.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí