El aislamiento social, preventivo y obligatorio dispuesto el pasado 20 de marzo por el Gobierno Nacional para intentar frenar el avance de la pandemia originada por el COVID-19 nos enfrentó como sociedad ante un panorama incierto y desconocido.

La vida de todos y cada uno de nosotros cambió para siempre. Estar en casa con estrictas restricciones de circulación a menos que se fuera “trabajador esencial” supuso – y continúa suponiendo en algunos sectores del país como Ciudad Autónoma y Gran Buenos Aires-  un importante desafío desde lo personal, familiar y comunitario.

Las consecuencias económicas son devastadoras en muchos sectores de la economía formal y – especialmente- en la informal. Y si bien en gran parte del país ya se cuenta con cierta flexibilización lo cierto es que esa “devastación” persiste y se incrementa con el paso de las semanas.  

A más de cien días de la cuarentena es tiempo no sólo de pensar en minimizar los efectos inmediatos en la salud de la población y en las economías familiares. Es tiempo de pensar que esos efectos devastadores se prolongarán y que por ello es preciso contar con estrategias para contener a todos los sectores de la economía. Allí deben estar el Estado (municipal, provincial y nacional) para delinear la forma más efectiva de transitar los próximos meses.    

La obtención de recursos extraordinarios también debiera ser parte del análisis porque es claro que ningún plan podrá ser ejecutado sin ellos. Desde hace más de tres meses se escucha hablar de la aplicación de un Impuesto a las Grandes Fortunas, pero la clase política no avanza más allá de meras opiniones en los medios de comunicación.

Quienes siempre (siempre) ganan deben tener una actitud solidaria y realizar – aunque más no fuera por única vez- un aporte extraordinario. El Estado, aunque algunos crean lo contrario, cuenta con recursos limitados y es allí donde debe estar el aporte del sector privado para ayudar en esta circunstancia a todas luces fuera de cualquier previsión.

La situación que vive el país y el mundo es extraordinaria por lo cual las medidas que se tomen también deberán serlo. A más de tres meses de cuarentena es importante también comenzar a pensar en “mañana” porque sin un plan es muy difícil transcurrir el “hoy”. Imaginar el futuro con esperanza hará que la población pueda afrontar las adversidades cotidianas con mayor templanza.

La población (al menos la gran mayoría) cumple con el aislamiento y el distanciamiento social dispuesto. Y es obligación de la clase política pensar un nuevo día para todos teniendo siempre presente que quienes cumplen una función (electa o designada) son observados por la sociedad.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí