Uno de los mayores reclamos de los presidentes barriales es la falta de mantenimiento de las sedes vecinales. Problemas en la calefacción, filtraciones de agua y humedad son algunos de los inconvenientes que sortean a diario. Desde la Coordinación de las Juntas Vecinales ya se presentó el reclamo en Obras Públicas y se espera que próximamente se inicien los trabajos.

José María Spinelli, coordinador de las Juntas Vecinales en Esquel, confió en diálogo con La Portada que se encuentra abocado a mejorar el contacto de los presidentes barriales con el municipio. “Hemos logrado que la relación sea más fluida y mi tarea es coordinar las demandas de las Juntas Vecinales”, expresó.

Aseguró que se encuentran trabajando “bastante bien” a pesar de que la pandemia por el COVID-19 no permite realizar muchas acciones más que el resguardo de las sedes vecinales.

Spinelli señaló que sólo tres barrios no cuentan con Juntas Vecinales: Estación, Winter y Villa Ayelén. Sin embargo son coordinadas momentáneamente por vecinos. En el primero está colaborando el Club Deportivo Estación, mientras que en los otros las Juntas Electorales que fueron conformadas para llamar a elecciones cuando pase la cuarentena.

Se están encargando de hacer todo el trabajo de un presidente como, por ejemplo, el relevamiento de la demanda de los vecinos y la entrega de alimentos y leña”, precisó. 

Asimismo el coordinador de Juntas Vecinales manifestó que varias de ellas se encuentran cerca de la finalización de su mandato y se está evaluando la posibilidad de posponer el llamado a elecciones para el mes de octubre o el próximo año para que puedan concretar los proyectos pendientes que se han visto truncados con la pandemia.

También contó que hace unas semanas se pidió autorización al Centro de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM) para que volvieran a funcionar los talleres autofinanciados en las sedes vecinales ya que muchos profesores viven de lo que hacen y hoy no perciben ningún ingreso al estar todo parado.

Spinelli, quien fue presidente del barrio Sargento Cabral durante unos años, sostuvo que no es fácil la tarea del vecinalista. “Es un trabajo arduo y loable porque es gratuito, desinteresado y en beneficio del otro. Por eso quizás falta un poco de compromiso de los vecinos y es en lo que venimos trabajando en cada barrio”, destacó.

En tanto aseguró que les pidió a los secretarios trabajar en equipo entre las Juntas Vecinales y la Municipalidad. “Este es mi objetivo desde que empecé como coordinador porque era la demanda de los presidentes y también tenemos que trabajar en el mantenimiento de las sedes vecinales”, reconoció.

En este sentido detalló que hay problemas de calefacción en la sede del Matadero, filtración de agua en el Ceferino y humedad en el Don Bosco. También recordó que se encuentra pendiente la reparación de puertas y ventanas en el Cañadón de Borquez.

“Ya le trasladamos la petición a Obras Públicas para que las sedes vecinales estén en condiciones cuando se retomen las actividades con los recaudos necesarios”, concluyó. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí