Camila Suárez es licenciada en Servicio Social y becaria del CONICET en estudios de género. Su trabajo de campo consiste en investigar el abordaje de la sexualidad y los géneros en el contexto escolar y su relación con la Educación Sexual Integral (ESI). Integra el espacio Mutisias Rebeldes Socorristas en Red y en 2019 fue coordinadora de la Escuela Popular de Formación de Género.  

La joven, en diálogo con La Portada, se refirió a la causa que se denominó “manada Chubut” en relación a los jóvenes que violaron en grupo a una menor de 16 años en 2012 en la ciudad de Puerto Madryn.

Suárez cuestionó la frase “desahogo sexual” como así también la definición que tomara el fiscal  Fernando Rivarola la cual se dio a conocer pocas horas antes que comenzaran las acciones en conmemoración de Ni Una Menos. “Es increíble que todavía tengamos una Justicia sesgada y con una visión totalmente sexista. Se ubica a las mujeres en un lugar de objeto del desahogo sexual de los varones”, manifestó.

Indicó que las expresiones y la decisión adoptada por el fiscal suma al desaliento “y es una forma de invisibilizar el trabajo que se viene realizando en el reconocimiento de los derechos de las mujeres. Esto es totalmente repudiable desde cualquier forma de verlo en términos de derechos y del trabajo normativo que se ha implantado socialmente a partir de la lucha feminista”.

Desconocimiento y revictimización 

La becaria del CONICET fue contundente al sostener que “es una total falta de conocimiento y de revictimización no sólo de la joven, sino de todas las mujeres que sufrimos a lo largo de nuestra vida algún tipo de violencia de género y de las familias que han perdido a una persona por ser víctima de femicidio y de la violencia sexista, machista y patriarcal a lo que hay que sumar la categoría racista porque hay que ver lo que sucede en el norte del país con la persecución a las mujeres indígenas”.

Para reforzar los conceptos señaló que resulta inexplicable lo sucedió habida cuenta de la existencia “de la Ley Micaela y de todo el recorrido la Educación Sexual Integral (ESI). Es un total retroceso a este marco normativo que se gestó desde el movimiento feminista”.   

“Falta mucho ahora por desandar para volver a construir en términos de Justicia. Lo que nos deja entrever es la urgente necesidad de meternos en estos espacios para hacer cumplir las instancias de formación en género”, indicó. Y agregó que las mismas no deberían limitarse “a un taller” resaltando que es necesario “que la Justicia tenga perspectiva de género. Tiene que poder hacer una lectura mucho más compleja”.

Suarez reflexionó que no es – a su entender- casual que el caso se  conociera en coincidencia con la fecha en que se conmemoró el quinto aniversario de Un Una Menos. “Es un claro mensaje que dice ´no nos importa formarnos´” al tiempo que remarcó la importancia de que la Justicia exprese una mirada crítica “en términos de perspectiva de género y de derechos humanos”.

“Que un fiscal diga estas cosas el día del Ni Una Menos es peligroso y hasta parece una provocación al movimiento y a toda la sociedad. Hay un doble mensaje que marca el patriarcado en la Justicia”, aseveró.    

En relación a futuras denuncias por parte de víctimas de violencia de genero el mensaje “es para qué voy a buscar respuestas en una institución que da este tipo de respuestas” y cuestionó la idoneidad del fiscal Rivarola “para seguir adelante” en el tratamiento “de este tipo de delitos”. “La Justicia- como institución- tiene mucho por transitar y debe incorporar urgentemente dentro de su mirada y de su práctica cotidiana la perspectiva de género”, reiteró.

Nuevas estrategias

Suárez comentó, asimismo, que la cuarentena “nos obliga a repensar las estrategias para acompañar a aquellas mujeres y a aquellas personas que forman parte de la disidencia sexual y de género de nuestras localidades. Las modalidades de acompañamiento se han modificado por el contexto. Las socorristas nos sumamos a la virtualidad, pero se han duplicado las articulaciones que tenemos con el sistema de salud para que se garantice ese derecho”.

“Estamos al pie de las situaciones y de las realidades que surgen en este marco de aislamiento que es una medida de prevención, pero que tienen otras aristas. Hay muchas mujeres y disidencias que conviven más horas con sus agresores como así también niñas y niños que están encerrados con sus abusadores. Las medidas y respuesta que se tienen que dar para poder acompañar y actuar eficientemente en esas situaciones deben ser mucho más rápidas”. “El incremento de los femicidios es increíble, pero también hay que identificar los femicidios y trasvesticidios que sucedieron en la pandemia”, expresó para finalizar.            

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí