La cuarentena dispuesta por el Gobierno Nacional, el pasado 20 de marzo, como una medida preventiva en torno a la pandemia ocasionada por el COVID-19 trajo aparejada una serie de complicaciones a nivel económico inesperadas y que impactaron de manera particular entre las personas de menores recursos.

En la ciudad de Esquel – en el marco de una crisis provincial que lleva tiempo y aún no encuentra solución- la cuarentena recrudeció la situación para muchos sectores de la población y sumó a quienes se vieron ante la imposibilidad de salir de  casa y por ende de trabajar.

Es así que la asistencia alimentaria de cientos de personas se convirtió en una prioridad y fueron los vecinos quienes desde diferentes espacios decidieron “poner manos a la obra”. 

El Grupo Joven Ceferino, Corriente Clasista y Combativa (C.C.C), red de vecinos que trabajan con referentes del Frente Vecinal, Cáritas Prelatura Esquel, Copa de Leche Doña Rita (Cañadón de Borquez), Comedor Manos Solidarias (Barrio Chanico Navarro), Merendero y comedor Hora Feliz (Barrio Badén), Comedor Quédate en Casa (Barrio Matadero), comedor y merendero (Barrio Bella Vista), Mariana Caneo (Barrio Lennart Englund) y quienes trabajan para ofrecer una merienda en Barrio Ceferino son algunos de los ejemplos de vecinos que asisten solidariamente a sus vecinos.

El aislamiento social obligatorio puso en evidencia aspectos de la personalidad de las personas que antes no eran visibles (quizás ni siquiera para ellas mismas), pero está claro que la comunidad de Esquel siempre tiene presente que ayudar a sus vecinos es importante y lejos de esperar que el Estado haga lo que debe se involucra para que las personas que están en situación de vulnerabilidad puedan sentirse acompañadas. Muchos entienden que no sólo se trata de acercar alimentos, sino de hacer (respetando la distancia que se de observar en estos días) sentir a sus vecinos que no están solos.   

En tiempos en que aislarse parece la principal opción para combatir al Coronavirus la solidaridad es la manera de “estar unidos”. Los lazos comunitarios deben ser cuidados porque la vida en soledad y aislamiento – en algún momento- será un mal recuerdo y allí estarán los vecinos para volver a encontrarse con el otro. Nadie “es en soledad”, somos comunidad.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí