Hay rubros de la actividad comercial en Esquel que lentamente comienzan a recuperar su funcionamiento. Otros, sin embargo, siguen con las puertas cerradas y con más incertidumbres que certezas. Es el caso de los salones de eventos. No generan ingresos pero deben cumplir con los gastos fijos cada mes.

El martes de la pasada semana los comercios reabrieron tras un “parate” obligado de casi 50 días. La cuarentena para frenar la propagación del coronavirus golpeó a un sector que ya viene padeciendo un “invierno económico” hace largos años.  La flexibilización permitida por DNU fue como una bocana de aire fresco para los negocios.

Pero también están los que quedaron fuera del alcance y radar del decreto. Son los gimnasios, entidades deportivas, salones de eventos. En suma aquellos “dedicados a la realización de eventos sociales, recreativos, de capacitación o cualquier otro que implique la concurrencia de un gran número de personas; cines, teatros, gimnasios y clubes”.

Soledad Riquelme (Félix Eventos) y Jeniffer Pérez Miguel (Pituquitos) conversaron con diario La Portada. Transmitieron la preocupación de todos los establecimientos. Hasta antes del aislamiento social preventivo y obligatorio eran siete. La medida extraordinaria para evitar la circulación del virus ya se cobró a dos.  

“Estamos desprotegidas”, advirtieron al unísono. Lo cierto es que -por lógicas razones- no están alcanzadas por concesiones como el servicio de delivery y el uso de plataformas virtuales, por ejemplo. El reclamo se hace extensivo a las autoridades de Gobierno. “Nos sentimos poco escuchadas”, la queja que se repite en la charla.   

A lo largo de las últimas semanas hicieron presentaciones en el Centro de Operaciones de Emergencia Municipal (COEM) pero sin una respuesta. El lunes acercaron protocolos de bioseguridad, los cuales serán evaluados por el municipio y por Salud. Esperan un guiño que les permita salir de la crisis.

Salir adelante

Precisaron luego que de los siete peloteros quedaron cinco. “Dos cerraron y después hay uno en la localidad de Trevelin en la misma situación”, indicaron. Desde mediados de marzo no obtienen ingresos, mientras que los gastos no perdonan. Alquiler, luz, gas, seguro e impuestos municipales. Los números están en rojo.  

“Hace sesenta días que nuestros ingresos son cero”, subrayaron. La pregunta es qué negocio puede sobrevivir mucho tiempo más en estas condiciones. Aclararon rápidamente que no están en contra de las medidas sanitarias y entienden que la cuarentena es un instrumento clave para combatir el coronavirus. Pero sí piden ser escuchadas.

Señalaron que hasta la fecha no tienen una solución real frente al reclamo. “Nos sentimos muy desprotegidas porque es uno de los rubros más afectados. No tenemos recursos a mano como aquel que vende comida. La mayoría ven sus ingresos reducidos pero algo generan”, expresaron en la entrevista concedida a La Portada.

“Nos pidieron un protocolo de bioseguridad para que sea analizado por la gente de Salud (Área Programática Esquel). Se verá si los salones pueden llegar a cumplir las pautas”, explicaron. Bajar la capacidad a la mitad y respetar las medidas de salubridad, son alguno de los puntos propuestos. El panorama es delicado y plagado de incertidumbre, al menos en lo inmediato.  

Soledad y Jeniffer recordaron, por último, que en épocas normales podían hacer varios eventos por fin de semana. “Ahora pedimos al menos uno por día”, plantearon. Eso les posibilitaría ganar unos pesos para cubrir los gastos fijos mensuales.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí