Hay actividades que tardarán largos meses en recuperar su ritmo habitual, oficios más afectados que otros a causa del aislamiento social preventivo y obligatorio para frenar la circulación del coronavirus. Los músicos lo entienden bien. Para volver a los escenarios y hacer presentaciones en público deberán esperar un tiempo. 

Mucho se dice sobre el golpe -devastador- de la cuarentena en el comercio y el turismo. La fuerte preocupación es lógica entendiendo que son dos sectores que movilizan la economía de la ciudad, siendo junto con el Estado en sus tres niveles las fuentes de empleo más grandes. Es difícil dimensionar las consecuencias.     

A su vez, existen otras profesiones que padecen la emergencia sanitaria por el COVID-19. La industria de la música, por citar una. Las nuevas tecnologías de la comunicación permiten el contacto (virtual) entre el artista y su seguidor, pero sabido es que muchos dependen del ingreso que generan los espectáculos en vivo.

Diario La Portada habló sobre esta situación con Leo Miranda, uno de los máximos exponentes de la canción en la región. Fiel a su estilo, lejos de resignarse por el aislamiento decidió aprovechar estas semanas para componer. Así le salió una zamba con estilo sureño que sale a luz durante estos días.

Los obreros del canto sufren lo mismo que los albañiles o los carpinteros porque no pueden salir a hacer sus presentaciones”, reflexionó de arranque este hacedor cultural de Esquel que supo conquistar grandes escenarios del país como Cosquín, en Córdoba, y hasta forjó una relación con el mítico Horacio Guarany.

Recordó asimismo que a lo largo de los últimos años insistió bastante entre los colegas de Esquel y la zona sobre los beneficios de estar bajo la normativa de SADAIC (Sociedad Argentina de Autores y Compositores) y entidades de esa naturaleza, comprendido que de esta forma el músico está más protegido ante eventualidades como la aparición del coronavirus.

Es lógico que en el actual contexto “no podemos salir a cantar” pero de alguna manera SADAIC o AADI CAPIF -por ejemplo- “resguardan” los derechos de los trabajadores y así “se cobra una moneda. Eso no sólo el músico sino que además el autor que no canta y que vive de componer temas”, agregó.

Dejó en claro que “estamos sufriendo el hecho de no poder armar un show” y señaló que esa clase de presentaciones suelen ser la oportunidad para obtener un ingreso económico extra. También quiso agradecer el acompañamiento del Instituto Nacional de la Música (INAMU) que dispuso una ayuda solidaria. “Agradezco porque la Provincia me tuvo en cuenta”, acotó.       

Primera zamba con estilo sureño

Por otro lado, confió que utiliza los días de cuarentena para seguir alimentando su música y destacó las posibilidades que generan sobre todo las redes sociales, llevando su trabajo a todos los rincones del país, y el mundo.

“Gracias a la tecnología uno puede ver cosas muy bonitas”, remarcó.

En la charla con La Portada, Miranda anunció que en aislamiento pudo escribir su primera zamba con estilo sureño.

“A lo largo de mi carrera hice varias zambas que hablan de la Patagonia pero con un ritmo del norte. La nueva es bien del sur y en un tono mayor como acostumbraba Abelardo Epuyén o Horacio Cholila”, dijo.

Adelantó que la bautizó “Misericordia” y avisó que ya la colgará en sus cuentas oficiales, así podrá ser escuchada por el público.

“Habla de la humanidad. Me puse en el lugar de la naturaleza y que hoy se cobra la mano que mete el hombre en la tierra haciendo desastres por todos lados”, contó.

“El creador se toma revancha y estamos pasando cosas feas. No sólo hablo de la Argentina sino que del mundo entero. Con la zamba digo que es necesario tomar un poco más de conciencia y entender que la vida vale más que el dinero”, completó Miranda.  

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí