Nicolás Bubas es un joven deportista oriundo de Esquel que hace un tiempo reside en Italia, uno de los países más afectados por la pandemia. En una entrevista con diario La Portada cuenta cómo vive hoy y además repasa su historia de vida ligada a su verdadera pasión: el fútbol. 

El esquelense contó que junto a su familia se encuentran con aislamiento preventivo por el coronavirus.

Sin embargo advirtió que la situación más crítica la vive el norte de Italia.

“Nosotros estamos en el sur y no hay muchos casos. Recién hace cuatro semanas cerraron las escuelas y suspendieron los eventos deportivos para prevenir la expansión del virus. Nosotros sólo salimos para hacer las compras, serían como unas vacaciones pero encerrados en la casa”, planteó.

Bubas afirmó que “hay que cumplir con las medidas preventivas”.

El deporte en su vida

Bubas comenzó a jugar al fútbol a los 5 años en la Escuela Municipal con el profesor Jorge Fernández y luego continuó su formación deportiva en el Club Belgrano. “Mi abuelo Pedro me llevaba a entrenar y la cancha quedaba a dos cuadras de su casa así que le resultaba más cómodo y además mi papá había jugado en el club, así que todo estaba a favor de Belgrano”, contó Nicolás Bubas en diálogo con La Portada.

En el club xeneize tuvo como entrenadores a Rafael Williams, Carlos Ichazo y Carlos Retamal. Empezó jugando debajo de los tres palos como arquero pero luego lo cambiaron de posición dentro de la cancha y lo pusieron como delantero. “Ahí estuve toda mi infancia hasta los 12 años, la verdad que tengo muy lindos recuerdos del club y hasta hoy conservo mi grupo de amigos con los que crecimos juntos y con los que nos juntamos a comer cuando voy a Esquel”, expresó.

Asimismo el futbolista aseguró que los tres técnicos del club xeneize lo marcaron en su carrera deportiva. “Ichazo fue el que me llevó junto a Matías Soto a la CAI”, recordó y valoró el grupo que se formó en la categoría 89 con Retamal. “Era espectacular, era una familia y hasta ahora nos seguimos juntando a comer; eso es algo que te queda de por vida así que estoy contentísimo con ellos”, dijo.

Con 12 años, Nicolás se mudó a Comodoro Rivadavia para jugar en el Centro de Actividades Infantiles (CAI). “Los primeros meses extrañaba mucho, andaba mal y me costó, pero después me adapté, estaba en una pensión y los chicos me ayudaron mucho”, confesó. Uno de los que más lo acompañó fue Matías Soto, quien destacó que “es un hermano para mí, es el padrino de mi hijo, jugamos juntos desde los 8 años y me ayudó muchísimo porque me hacía distraer y pasarla bien”.

Los meses siguientes fueron mejores y hasta su carrera deportiva despegó. Comenzaron a llegar los goles, los buenos momentos y a fin de año jugó un torneo con Racing en Mar del Plata donde salieron campeones e hizo goles.

“Me había costado mucho adaptarme a la CAI y decidí quedarme en el club porque sabía que iba a ser difícil dejar a los amigos que había hecho”, explicó. Además valoró el grupo de trabajo que estaba pendiente de su rendimiento escolar, alimentación y crecimiento. “Tuve técnicos como Mario Amado, Fabián Salazar, Montesino y Víctor Doria con los que crecí mucho no sólo como jugador sino también como persona, aunque gracias a lo que me enseñaron en mi casa soy lo que soy”, sostuvo orgulloso.

Al finalizar el segundo año en la CAI lo llevaron a Italia a probarse al Inter junto a otro jugador de Trelew. “Fue una experiencia re linda porque era algo totalmente diferente a lo que estábamos acostumbrados. Nos fue bien pero no sé qué pasó, si no habrán arreglado los clubes, pero nos volvimos”, relató. Al año siguiente, el último en la CAI, se fue a probar a Holanda pero tampoco resultó como esperaba. “Fue una linda experiencia pero en lo futbolístico no significó un progreso”, declaró.

La peor decisión

Con 16 años fue convocado a jugar en River donde estuvo dos años y medio. Hizo sexta, quinta y medio año de cuarta. Luego volvió a la CAI a préstamo para integrar el plantel del Nacional B. “Ni lo dudé porque estaban todos mis amigos pero hoy me arrepiento de haberme ido de River por no tener paciencia porque siempre jugaban los más grandes, a esa edad uno quiere jugar y la decisión la tomé en caliente, sin pensarla, y volví a la CAI”, declaró y confesó que “es lo único de lo que me arrepiento en la vida”.

Bubas estuvo tres años más en la CAI, un año en Racing de Córdoba, otro año en Real Potosí en Bolivia, seis meses en Metropolitano de Caracas en Venezuela, luego regresó a Bolivia donde jugó en Nacional de Potosí y después logró jugar en la primera de Chile. “Fue un gran paso en mi carrera, la experiencia fue muy linda, enfrenté equipos como Colo Colo, Universidad de Chile, Universidad Católica, Huachipato y me tocó hacerle un gol a Colo Colo en su cancha y ganar 1 a 0. Fue un año muy lindo, pasar de Bolivia a Chile fue un cambio muy grande”, afirmó.

“Esquel es mi lugar en el mundo”

Su paso por Chile lo convenció de que era el momento de probar suerte en Europa y no le importó si tenía que esperar seis meses para encontrar un club. “Mi amigo Matías Favano, quien es mi representante, consiguió que jugara en Italia porque sabía que era mi sueño y no le importó si ganaba plata así que estoy muy agradecido a él y toda su familia”, expuso.

Para el futbolista esos seis meses fueron los mejores de su carrera. “Estaba sin trabajo, sin ganar un sueldo pero estaba en mi casa, con mi familia, con mi esposa y mi hijo, mis amigos y pude jugar en la primera de Belgrano de Esquel, que para mí era algo que quería desde chiquito. Estuve con los jugadores que admiraba como el “Turu” Flores y los hermanos Yáñez”, confió.

Además destacó que Esquel “es mi lugar en el mundo” por su familia y amigos. “Fueron los seis meses más lindos de mi vida”, insistió y sostuvo que estar rodeado de sus seres queridos lo ayudó a sobrellevar ese lapso de tiempo que estuvo parado esperando por un club.

Su presente

Todo esfuerzo tiene su fruto. Bubas finalmente logró firmar contrato con Unione Sportiva Vibonese en la Serie C de Italia. “El club sigue creciendo, siempre me trataron bien, cumple con todo lo que te dice y te da una mano cuando lo necesitás”, resaltó y también se mostró contento con la ciudad donde vive, Vibo Valentia, en Calabria. “Es chiquita como Esquel y tiene muchos pueblos cerca entonces tenés cosas para hacer”, subrayó.

El joven admitió que le costó mucho aprender el idioma y contó entre risas que “encontré el único club en el que no había un argentino en el plantel”. “Me acuerdo que al principio hablaba una mezcla de inglés, español y alguna palabra en italiano, así me hice entender las primeras semanas aunque en realidad no me entendían nada”, expuso.

Con respecto a su presente deportivo, aseguró que en el fútbol italiano “aprendí mucho tácticamente y mi juego es más completo”.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí