“Estimamos que el jueves volverían a clases”. Estas son las palabras del flamante ministro de Educación de la provincia Andrés Meiszner tras la reunión mantenida el pasado lunes por la tarde con los gremios docentes en la décimo séptima semana de paro de los trabajadores del  sector.  

Cabe mencionar que del encuentro participaron además los ministros de Gobierno Mariana Vega, de Infraestructura Gustavo Aguilera y el subsecretario de Trabajo Sergio De Cicco quienes recibieron a los representantes de la Asociación de Trabajadores de la Educación (ATECh), del Sindicato de Trabajadores de la Educación (Sitraed), de la Unión de Docentes Argentinos (UDA); de la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (AMET) y del Sindicato Argentino de Docentes Privados (SADOP).

La nueva instancia de negociación dejó muchos puntos para el análisis por parte de los docentes, pero fue sin dudas una nueva oportunidad de diálogo luego de la confrontación entre las partes generada a partir de los descuentos masivos y la detención de Santiago Goodman (secretario General de ATECh) que derivó en el alejamiento del Gobierno de Federico Massoni quien ostentaba el cargo de Ministro Coordinador de Gabinete.

Está claro que la intención del Gobierno es continuar las negociaciones “con los chicos en las aulas” y que los docentes exigen garantías. De acuerdos que no se cumplen mucho ya se conoce y la “voluntad” que se expresa no siempre alcanza. En estas instancias sólo los hechos importan.    

El Gobierno comprometió la devolución de los descuentos realizados y el cumplimiento de los acuerdos paritarios firmados. Sin embargo a muchos les genera dudas respecto de cómo se logrará honrar esas promesas teniendo en cuenta la compleja crisis financiera en que se encuentra la provincia.

En el marco de esta discusión existen otros aspectos a tener en cuenta como por ejemplo la preocupación del Gobierno por la “ruptura de las trayectorias educativas” circunstancia que se pretende subsanar con medidas de emergencia como por ejemplo la concurrencia de los alumnos a Talleres de Apoyo Escolar durante el primer semestre del ciclo lectivo 2020.

El conflicto docente, por otra parte, trajo aparejado otras situaciones no previstas. A medida que trascurrieron las semanas muchos padres comenzaron a retirar su apoyo al reclamo y cuestionaron el accionar de la dirigencia sindical exigiendo – al mismo tiempo- que sus hijos volvieran a clases.

La división en la comunidad educativa se siente incluso en las expresiones que se vierten desde las Redes Sociales y en los medios de comunicación. Ese sensible entramado social quedó afectado y su reconstrucción tomará tiempo. Reclamar derechos, lamentablemente, suele tener costos.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí