Dejó la abogacía y ahora recorre el país con sus títeres

0

Ana Mugueta encontró en el teatro de títeres su verdadera vocación. Hizo a un lado los estudios jurídicos y comenzó a dedicarse de lleno al arte. Reside en Meliquina, Neuquén, pero va y viene por distintas provincias exponiendo lo suyo. Hace unos días pasó por Esquel.

En “La Juntadera” presentó un espectáculo para toda la familia, para grandes y chicos. “Jacinta y el duende de la siesta”, el título de la creación basada en una recopilación de duendes e historias contadas a lo largo y ancho de la Argentina.    

Ana nació en Bahía Blanca, Provincia de Buenos Aires. Abogada de profesión. En el 2009 largó las estrictas leyes. Diez años hace que abrazó su pasión por los títeres y nunca más la soltó. “Encontré que en el arte había una mejor manera de hacer justicia”, reflexionó.

De visita en la redacción de diario La Portada, contó que el giro en su vida fue una década atrás cuando decidió emprender viaje por el país junto a una amiga. “Fundamos Sin Peros. Dijimos no hay más peros para hacer lo que tenemos ganas”, recordó.

Unos cinco años duró la convivencia arriba de la combi, recorriendo diferentes regiones argentinas y viviendo múltiples experiencias que enriquecieron el trabajo artístico de fondo. En el 2014, Ana creó su propia compañía, que bautizó “Terráquea”.

“Me dedico a los títeres desde hace una década. Vivo con y por ellos”, destacó orgullosa en la charla con este medio. Su casa está en Meliquina, una pequeña localidad ubicada en Neuquén, a pocos kilómetros de San Martín de Los Andes.

“El arte no da, devuelve”

Confió que la actividad la lleva a “viajar todo el tiempo”. En esta temporada visitó el norte y el sur. Misiones, Córdoba, Santa Fe, entre otras provincias. Su actual gira la trajo a Esquel pero antes estuvo en Río Negro, La Pampa y bordeó la costa atlántica hasta Comodoro Rivadavia.

“En todos los lugares hago funciones en salas independientes, en teatros y ferias de libros”, recalcó. En ese contexto, quiso agradecer el acompañamiento del Instituto Nacional del Teatro (INT). No es sencillo costear los gastos de traslado y estadía, aclaró. 

“Una vez me dijeron que el arte no da, devuelve”, señaló, dejando en claro que detrás de su amor por el mundo de los títeres hay convicción y responsabilidad. “Cuando uno está en escena dice algo y se interpelan un montón de cuestiones”, manifestó.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí