Se recibió hace 20 años y trabaja en la Oficina de Rehabilitación que depende del Área Programática Esquel en la que se gestionan los insumos (sillas de ruedas, bastones, etc.) que solicita el personal médico para las personas con discapacidad que no cuentan con cobertura social.

Se colabora, desde este espacio, con los municipios de la región “en la confección de los Consejos Municipales de Discapacidad”. “Y se coordina para poder abastecer a los distintos hospitales de los requerimientos”, indicó Martín Murillas.

Es licenciado en Kinesiología y Fisioterapia. Es, además, Maestro Mayor de Obras y en esta entrevista con La Portada brinda detalles de su trabajo cotidiano como así también sobre la labor dentro del Consejo Municipal de Discapacidad.

La Portada: ¿Por qué decidió dedicarse a la Kinesiología?

Martín Murillas: Siempre tuve la intención de colaborar con las necesidades ajenas. Recuerdo que, antes de irme a estudiar, me hice un test que reflejó sería bueno estando en esa área. Tengo – también- un familiar traumatólogo y él me sugirió esta posibilidad.

L.P: ¿Cómo se lleva adelante el trabajo desde el Consejo Municipal de Discapacidad?

M.M: En lo personal creo que muy bien. Es el Consejo con más convocatoria y mayor cantidad de opiniones de personas que pertenecen a distintas instituciones que no sólo tienen que ver con discapacidad. No deja de ser un Consejo Consultivo: cuando se detecta un problema se trata de sugerir a las partes del municipio. No somos un poder de policía, sólo llevamos sugerencias o alertas en casos puntuales.

L.P: ¿Estas sugerencias son tenidas en cuenta?

M.M: Si, pero todo lleva su tiempo y no es fácil. En ocasiones no se tiene el recurso y hay que inventarlo. Otras veces se hace caso omiso, pero nosotros cumplimos con advertir la situación.

L.P: ¿Se plantearon, desde el Consejo, objetivos a cumplir?

M.M: El Consejo tiene un reglamento, pero también hay cuestiones que se suscitan. Los objetivos se plantean desde la presidencia en forma conjunta con los demás consejeros.

L.P: ¿Consensuar las diversas opiniones es complejo?

M.M: No, al contrario. El Consejo tiene muy claro que la intención mantener, defender y que no se vulneren los derechos de las personas con discapacidad. Esa es nuestra bandera.

L.P: ¿Considera que Esquel es una ciudad accesible?

M.M: Estamos muy bien posicionados a nivel provincial, pero falta. Se ha hecho, en las sucesivas intendencias, un trabajo interesante pero hay cuestiones que faltan. Yo tengo que fe en que lo vamos a lograr.

L.P: ¿Qué es lo que falta?

M.M: Si uno no tiene en su entorno familiar una persona o si no conoces a alguien con discapacidad se invisibiliza la discapacidad. Si el funcionario no cursa una minusvalía (fractura de pierna por ejemplo) no se da cuenta de las necesidades. Hay muchas cosas que faltan, pero lo importante es plantear que en cada mesa de discusión sobre alguna cuestión constructiva o mejora relacionada con el entorno municipal o privado se pueda charlar sobre accesibilidad.

L.P. ¿Falta mayor concientización sobre la temática?

M.M: En algun momento se trabajó con las escuelas llevando adelante un taller de concientización que consistía en poner en el lugar del otro. Como sucede en otras temáticas la concientización depende de si te pasa o no te pasa. Yo creo que esto es un trabajo diario y la recepción de los pibes es mayor que la del resto de las personas.

L.P: ¿Debería plantearse la concientización en el nivel escolar como una política pública?

M.M: Seguro que sí. Discapacidad es una temática que trasciende a los demás ministerios. Y creo que en algun momento esto también se dará.

L.P: ¿Cuál es el mayor desafío cuando hablamos de accesibilidad?

M.M: Cuando hay que hacer modificaciones de construcciones importantes, pero si hay voluntad (estatal o privada) se logra un edificio o casa totalmente accesible.

L.P: ¿Cómo recepcionan los prestadores turísticos la accesibilidad para sus alojamientos?

M.M: Uno trata que sea algo totalmente voluntario. Pero si es verdad que cuando hay que realizar muchas modificaciones todo suma y es allí cuando se complica porque es más costoso de lo que se pensaba. No se trata sólo, como ha sucedido en muchos lugares, de poner una rampa porque hay que tener una pendiente, un ancho y un largo. El destino ha comenzado a verse accesible hace poco tiempo y la persona con discapacidad (por su necesidad) averigua muchísimo en detalle. El boca a boca es lo más va a vender. Las directrices tienen una página a cargo del Ministerio de Turismo de Nación donde están los distinguidos y la persona que ingresa allí puede saber qué lugar es accesible.

L.P: ¿Qué mensaje le dejaría a la comunidad en relación a la temática?

M.M: Aunque suene armado diría que hay que pensar siempre en el otro. Pasar de ser lo considerado normal a ser una persona discapacitada es sólo un segundo. Nunca se sabe cuándo se puede tener un accidente o se tendrá una lesión. Si uno siente esto se vive de otra manera.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí