Diario La Portada conversó con el pro-tesorero de la Cámara de Comercio, Nicolás Conesa, quien analizó la situación del sector y puso el acento en las últimas medidas anunciadas por la Administración Nacional, las que -según dijo- trajeron una suerte de alivio pero a destiempo.     

“El comercio de Esquel está muy resentido debido a la problemática económica que atraviesa el país y la provincia”, resumió el joven contador.

Las causas son de distinta naturaleza. Una de ellas es el esquema de sueldos para los estatales chubutenses.

Contó, a su vez, que desde la entidad mantienen contacto a diario con los asociados y advirtió que las dificultades expuestas varían, siendo una de las más preocupantes la baja del consumo a nivel general y el “atraso impositivo”.

Se detuvo un par de minutos en los anuncios realizados por el presidente Mauricio Macri unos días después del fuerte cachetazo que supuso las PASO. “No alcanzan pero alivianan”, admitió, añadiendo que lo ideal hubiese sido ponerlas en práctica mucho antes.

Mencionó la propuesta de pago de la AFIP para deudas vencidas al 15 de agosto del corriente mes. Las pequeñas y medianas empresas podrán acogerse a un plan de 120 cuotas con una tasa mensual máxima del 2,5%. Estará disponible a partir del 2 de septiembre, comunicó.

Otro punto subrayado refiere a que la Administración Federal de Ingresos Públicos “no ejecutará embargos” por un lapso de noventa días. No obstante, aclaró que es algo en curso dentro de la provincia producto del decreto de “emergencia económica”.

La actividad del comercio también se ve alcanzada con el hecho de que el personal en relación de dependencia no pagará sus impuestos al trabajo (aportes personales) durante septiembre y octubre, con un tope para el beneficio de 2.000 pesos por mes.

Resaltó que las puertas de la institución, con oficinas centrales en Avenida Fontana entre Rivadavia y San Martín, permanecen abiertas. En esa línea, invitó a los comerciantes para que se acerquen por cualquier tipo de consulta.

Problema de larga data

El presidente de la Cámara, Jorge Castillo, también opinó sobre la dura realidad del sector y aseveró que quizá unas de las dificultades más urgentes es el pago a proveedores.

“A algunos se les debe desde el 2015”, afirmó preocupado.

Lamentó, además, que en este período de casi cinco años no son pocos los comerciantes que quebraron y planteó, en ese contexto, que el prestador chico no tiene las espaldas suficientes para esperar al Estado como puede hacerlo el empresario grande.

El experimentado dirigente contó que al comerciante se le hace difícil cumplir con las obligaciones tributarias mensuales frente a la Municipalidad. Son, básicamente, Ingresos Brutos, habilitaciones comerciales y patentes del automotor.

Castillo y Conesa confiaron que están en permanente contacto con autoridades municipales. Pidieron que los comerciantes con impuestos atrasados se acerquen hasta las oficinas de Hacienda para acordar una forma de pago que haga reducir los intereses.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí