Martín Meyer tiene 17 años, vive en Trevelin y se encuentra cursando el sexto año de la secundaria. Sueña con ser licenciado y doctor en Física. Su curiosidad, su ingenio y sus ganas de probar nuevas experiencias lo animaron a inscribirse a una beca para viajar a la NASA donde resultó elegido. En septiembre viajará a Estados Unidos y tendrá la oportunidad de simular ser un astronauta como así también una misión a Marte.

Con motivo de conmemorarse el 50° Aniversario de la llegada del hombre a la luna, la Embajada de Estados Unidos decidió becar a cincuenta estudiantes de escuelas secundarias de la Argentina para que participen del “Space Camp” que se desarrollará del 22 al 27 de septiembre en el Centro Espacial en Huntsville, Alabama.

El proceso de selección de los jóvenes participantes de esta experiencia incluyó la recepción de casi 900 postulaciones, entre las cuales se seleccionaron 50, luego de evaluar con rigurosidad el desempeño académico, nivel de inglés e interés por la ciencia de cada postulante.

Martín Meyer, quien es uno de los estudiantes elegidos, contó en diálogo con La Portada que tuvo sólo tres días para completar los formularios y presentar tres ensayos. “Tuve que responder un formulario en línea donde me preguntaron datos personales como así también de mi familia y me pidieron el boletín del año pasado”, explicó el joven, quien tuvo un promedio de 9,73.

Asimismo señaló que tuvo que elaborar tres ensayos en inglés con diferentes temáticas y destacó con orgullo que pudo hacerlo gracias a los conceptos adquiridos en la escuela ya que nunca estudió en un instituto particular. “Uno tiene que confiar en sí mismo y demostrarlo”, sostuvo Martín.

En sus escritos tuvo que contar por qué quería participar del programa y qué iba a hacer con lo que aprendiera. Les dijo que le interesaba la astrofísica y que compartiría toda su experiencia. Fue consultado sobre si había hecho un proyecto científico y como no había sido su caso tuvo que inventar uno: llevar líquenes a Marte. Una idea ingeniosa, aunque para él, “muy flashera”. También le preguntaron qué aptitudes tenía para realizar el viaje y él, con toda sinceridad, les aclaró que tenía cero entrenamiento físico pero sí mental. “Yo entreno la cabeza”, resaltó el estudiante, quien este año participará por segunda vez de las Olimpiadas de Física en representación de la provincia, siendo que en 2018 logró el quinto puesto.

Martín también tuvo que enviar un video en inglés y a los pocos días lo llamaron para realizarle una entrevista telefónica. Tras superar todas las pruebas, recibió la noticia de que había sido becado para estar en la NASA. “Casi me infarto, mi mamá lloró a moco tendido y mi papá estaba feliz; me puso muy contento ver que todos se alegraron por mí”, expresó.

Afirmó, además, que “es un logro muy grande que en tres días haya podido entregar todo y haber sido seleccionado, así que espero que esto motive al resto y que la próxima vez haya más gente interesada”.

Con este programa experimentarán el entrenamiento de los astronautas a través de una variedad de ejercicios, desafíos de ingeniería y actividades de formación de equipos que culminarán en una simulación de una misión espacial de duración prolongada. Los asistentes utilizarán simuladores con sillas de gravedad y flotación neutral, diseñarán y lanzarán un cohete, construirán un escudo térmico, entre muchas otras tareas de aprendizaje.

Para Martín será su primer viaje afuera del país y confió que lo vive con mucha emoción. “Una parte de mí todavía no cae y otra ya lo hizo así que no me pongo a dar saltos por las dudas”, manifestó entre risas.

A un poco más de un año de finalizar la escuela, ya tiene definido que estudiará la licenciatura y el doctorado en Física con la especialización en astrofísica. “Tengo la voluntad de hacer lo que me proponga”, confió Martín, quien se definió como una persona curiosa, que le gusta mucho estudiar y que investiga todo lo que le intriga.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí