Hace tres años que la vecina Alejandra Melin puso en marcha un merendero en la Junta Vecinal del Barrio Bella Vista donde hoy recibe alrededor de treinta niños. Comenzó funcionando tres veces por semana pero ahora ha pasado a hacerlo los sábados por la dificultad que existe para juntar alimentos. Es un espacio autosustentable y de contención que sólo se sostiene con la colaboración de los vecinos. También abrió un comedor ante la creciente necesidad de las familias y entrega más de cincuenta viandas.

En estos últimos años se han abierto innumerables comedores y merenderos en la ciudad. Es que la necesidad va en aumento y la falta de trabajo se hace sentir en la comunidad. La mayoría de ellos son sostenidos con el esfuerzo de los propios vecinos y la solidaridad de todos. Para Alejandra Melin, vecina del Barrio Bella Vista, su mayor preocupación es el crecimiento de los niños y las niñas. “Siempre me gustó trabajar con los chicos así que comencé hace tres años con el merendero. Al principio brindaba una merienda tres veces a la semana y ahora lo hago solamente los sábados porque está siendo muy complicado juntar los alimentos”, confió Alejandra en diálogo con La Portada.

Sin embargo sus esfuerzos y sus ganas de ayudar fueron más allá y hace tres sábados que decidió abrir un comedor en la sede. “La situación está muy difícil y quise darle una mano a la gente que no tiene trabajo”, explicó. La primera vez entregó 48 viandas y hoy está dando más de 52. Teme no poder cumplir con todas las familias que se acercan, que no sólo son del barrio sino también de otros sectores de la ciudad. Por eso aseguró que “todo lo que puedan donar es bienvenido”.

Tanto el merendero como el comedor son espacios que se sostienen gracias a las colaboraciones de vecinos y comerciantes. “La gente que quiera acercar alguna donación lo puede hacer a la sede o se puede comunicar conmigo (2945-647000) y la voy a buscar; todos es de mucha ayuda”, destacó.

Alejandra junto a otra mujer que es de Trevelin comienzan el sábado desde temprano a cocinar y preparar las viandas para las familias que se acercan. Lo hacen con el corazón y con la esperanza de que vendrán tiempos mejores. Una vez entregadas, se dedican a la merienda de los más chicos, pero esta vez con la ayuda de algunas madres. La sede se convierte en un espacio de contención y juego.

También se reciben donaciones de ropa, calzados y abrigo ya que mucha gente cuando va a tomar la leche o a buscar su vianda, mira lo que le sirve y se lo lleva. En este sentido la vecina se mostró muy agradecida con las familias de José de San Martín y Gobernador Costa por las colaboraciones que han enviado.

 

“No hay trabajo”

Alejandra contó que la mayoría de las familias que se acercan al comedor le manifiestan su preocupación por la falta de trabajo. “A mí me gustaría ayudar a toda la gente que lo necesita pero se hace muy complicado y eso me pone mal. Me dicen que la están pasando mal, que no tienen trabajo y sólo puedo darles un bolsón de alimentos o una vianda”, declaró.

Asimismo expresó que “uno mismo muchas veces no tiene para comer entonces pienso en esas familias que tienen cuatro chiquitos y la única contención que le podemos brindar es el comedor y el merendero los días sábados. Por eso todas las donaciones son bienvenidas”.

Señaló en este sentido que lo más se está necesitando es leche y agradeció a toda la gente que colabora con azúcar, harina, tortas, entre otros alimentos. Hace unas semanas recibió una importante donación del grupo Peluqueros en Acción y se mostró muy agradecida con ese gesto. “Las donaciones que nos hacen llegar nos ayuda muchísimo”, subrayó.

Por último Alejandra sostuvo que “es muy triste la realidad que estamos pasando y esperamos que pueda mejorar”.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí