Pili Rubí desde muy chica descubrió su pasión por las danzas árabes, es profesora y abrió su propia escuela en Buenos Aires pero la crisis económica la obligó a cerrarla y dejar el país. Hoy vive en Oloron Sainte Marie, Francia, junto a su pareja que es productor musical y la alentó a grabar un videoclip que revolucionó las redes sociales. Se llama “Hermana escuchá” y es una cumbia que reivindica los derechos de las mujeres como la igualdad de género.

Su nombre original es Romina Casanova pero ya nadie la llama así desde hace muchos años. Para todos es Pili Rubí. Vivió toda su niñez y adolescencia en Esquel. Desde pequeña comenzó a bailar danzas árabes y cuando terminó la secundaria decidió irse a Buenos Aires para continuar con su formación artística. Primero hizo danza oriental y en el camino conoció la cultura de la danza de la India: el bollywood. “Me encantó y me encontré”, confió a La Portada Pili Rubí, quien aseguró que le ayudó mucho haber hecho teatro con Luis Bertero en Esquel.

Desde el 2008 se dedicó a la danza de India, tanto clásica como folclórica. Es profesora de danzas árabes y bollywood. Empezó a trabajar por el país dando cursos, seminarios y shows. Abrió su escuela de danzas en Buenos Aires y también trabajó con la Embajada de India, lo que le permitió viajar en dos ocasiones a ese país a perfeccionarse. También estuvo en Estados Unidos, Brasil, Perú, Colombia, España, Francia, Holanda y Serbia, entre otros. Sin embargo en 2017 la crisis económica del país la llevó a cerrar su escuela y a alquilar una sala para dar clases.

El año pasado estuvo seis meses afuera haciendo seminarios en Europa y estudiando en India para continuar con su capacitación. Cuando volvió se encontró que la situación había empeorado. “No sabía qué iba a ser de mi vida, ya no tenía muchas alumnas porque no podían pagar las cuotas, los viajes seguían saliendo pero ganaba menos y yo tenía que pagar el alquiler, las expensas y los servicios”, expresó con tristeza.

Si bien le costó dejar a sus alumnas, su familia y amigos, Pili Rubí sostuvo que no le resultó difícil tomar la decisión. “Me di cuenta que iba a ser bastante complicado trabajar en Argentina así que decidí expandirme hacia otros lados. Sabía que en algún momento lo iba a hacer pero no sabía cuándo. Siempre fui fiel a mi profesión, que me apasiona desde muy chica, y siempre quise crecer en mi carrera”, afirmó.

Además la entusiasmó bastante el estar más cerca de India para seguir perfeccionándose en su danza. “Siento que es mi segunda casa, es muy fuerte el cambio cultural, pero la gente es muy linda y muy solidaria”, indicó.

Pili Rubí hoy vive en un pueblito llamado Oloron Sainte Marie, en Francia, junto a su pareja Benjamin Bobi, quien es productor musical. Se conocieron hace diez años en Argentina y la vida los volvió a cruzar el año pasado. Fue él quien la alentó a cantar. “No fue algo planeado, yo estudié canto pero no soy cantante y no es mi fuerte”, aclaró entre risas. Sin embargo grabó una canción, escrita por ella misma, bajo el nombre “Hermana escucha”, que alza la bandera en defensa de los derechos de las mujeres y la igualdad de género. Para el videoclip se convocó una movilización, que fue masiva y con pancartas. El tema revolucionó las redes sociales, las radios y los diarios de Francia.

  Rili Rubí junto a su pareja.

Ya fue invitada por un grupo francés de reggae para hacer un rap con contenido social y político, y espera escribir una nueva canción. Mientras tanto continúa con sus shows y seminarios de danzas y a partir de septiembre comenzará a dar clases regulares en las escuelas. “La danza es mi libertad, siento que puedo ser yo misma y sacar lo mejor de mí para los demás”, aseguró.

Por último Pili Rubí manifestó que “me gustaría volver a la Argentina porque amo mi país, pero no sé cuándo, vivo el día a día, dejando que las cosas fluyan, porque la vida te sorprende todo el tiempo”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí