Sol, una historia de tormento y superación

Cayó en el mundo de las drogas siendo apenas una adolescente. Cuando creía haber tocado fondo, decidió torcerle el brazo a un destino que asomaba oscuro. Primero pasó por un centro de rehabilitación y luego descubrió su faceta de emprendedora. Hoy es dueña de su propio negocio: “Primer Amor”. También ofrece charlas motivacionales en distintos ámbitos. Se llama Sol García.

0

 

Llega a la redacción de La Portada a las 10 en punto. Se acomoda. En un par de segundos deja en evidencia su facilidad de palabra. Habla y atrapa. Su historia merece la atención. No es casualidad que haya sido convocada para disertar en el TED x, un reconocido evento a nivel mundial que tendrá lugar hoy Esquel.

Su nombre completo es Soledad García. Tiene 34 años. Vive en la ciudad hace varios meses. Es oriunda de Trelew. Presentarse en el TED, en la Rural, es algo que parece llenarla de orgullo. Está expectante y espera con ganas para compartir su experiencia con los participantes. Serán 18 minutos de ponencia. “Me cuesta hacer un resumen”, suelta entre risas.

“Todo saldrá bien. Soy muy positiva”, subraya. Aflora en la charla otro rasgo de su personalidad: trata de ver lo bueno en cada paso. No es la primera vez que estará frente a un público, exponiendo. Ideas le sobran. Todo su esfuerzo, confía, está puesto en “Primer Amor”. Fabrica bombones artesanales y diseña cajas personalizadas, a pedido.

Su habilidad con la cocina dulce la descubrió en una época poco feliz. Estaba internada en un centro de rehabilitación (en Rosario) cuando comenzó a incursionar en el chocolate. Aprendió asistiendo a un curso. Había superado los 22 y cargaba sobre sus espaldas años de doloroso consumo.

Cuenta que al cumplir con el tratamiento en la Provincia de Santa Fe decidió concentrarse en su emprendimiento. Reconoce que no fue fácil recuperarse de las adicciones. “Lo sufrí”, asegura. Un proceso traumático. Por un segundo deja la sonrisa. “Me tocó hacerme cargo de mi vida y no culpar a nadie. Cosas malas tenía una lista grande pero debía elegir algo bueno”, dice.

De regreso en Trelew, con 23, se volcó a la producción de bombones artesanales y al diseño de cajas personalizadas. La venta callejera y la presencia permanente en ferias de la Costa le ayudaron en estos años de negocio. “Todo es elaboración personal”, aclara y resalta que el slogan de su marca es “tu amor mi inspira”.

“Al principio busqué trabajo pero no encontré. Después estuve siete años comercializando bombones. Hice realmente un buen producto. Que un joven sonría cuando le llevo la caja para su novia es muy fuerte. En Esquel estoy hace un año”, repasa. De a poco empieza a ganar terreno en el mercado local, a fuerza de encargues y difusión por las redes sociales.

Habla de su pasado. Las drogas. Un calvario. Antes de viajar a Rosario probó con un tratamiento que, según comenta, no fue el acertado. “El psiquiatra me dio pastillas. Me hundieron el doble. Estaba muy mal, medicada todo el día. No tenía esperanza. Me cuesta contar esa parte porque se me hace difícil recordar”, añade. Su primera experiencia fue a los 15. Consumió distintas sustancias hasta los 21, cuando decidió ponerle un cierre.

El emprendimiento “Primer Amor” le cambió la vida, ese que arrancó al salir del centro de rehabilitación. “Me fortaleció mentalmente. Cuando me surge un problema, ilumina mi camino y me pone esperanza. Me encontré con mi sueño”, asiente. Es feliz con lo que hace y apuesta a crecer con el proyecto laboral.

“Soy muy inquieta. Mi mente siempre quiere más, no quiere quedarse quieta. Igual que hablar. Sueño en contar mi historia por toda la Argentina y el mundo inspirando a los jóvenes, que puedan salir adelante y llevar el mensaje del otro lado de las drogas, el que nadie cuenta. Es decir que te lleva a la depresión, a cosas aterradoras. Por ejemplo, yo perdí a una amiga”, indica.

Disfruta con las charlas. Ayudar a los demás es otro objetivo que se plantea.  “Así puedo hasta salvar una vida”, asevera. En Trelew participó de varias jornadas de concientización, organizadas en conjunto con diferentes instituciones. “Hablaba un profesional, un médico y psicólogo. Yo contaba lo mío”, acota.

RECUADRO

Servicio para la prevención de adicciones

La línea 141 es el servicio gratuito de SEDRONAR, que brinda atención las 24 horas, en todo el país, con un equipo de profesionales especializados. Permite el contacto inmediato y anónimo para cualquier persona (consumidor, familiar, amigo, profesional de la salud) que necesite ayuda por problemas relacionados con el consumo de alcohol y drogas.

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí