Desde el Sindicato de la Carne advierten que con el cierre de la planta de faena local en el Frigorífico Esquel se ha incrementado la faena clandestina en la ciudad. Denuncian falta de controles por parte del municipio y alertan sobre la salud alimentaria de la población.

La situación de la empresa cada vez es más grave, tiene una deuda que supera el millón de pesos en servicios, además de las cargas sociales de los trabajadores, y esto hace peligrar la zafra de liebre en la ciudad.

Tomás Ríos, trabajador del Frigorífico Esquel y delegado del Sindicato de la Carne, contó a La Portada que el dueño de la empresa se encontró con una deuda muy grande tras la salida de los hermanos Esteban y Manuel Guitart, quienes estuvieron a cargo de la planta de faena de vacunos y ovinos durante dos años. “La deuda supera el millón de pesos porque se deben 200 mil pesos en Bromatología y 780 mil pesos en luz, además de las cargas sociales de los trabajadores del Frigorífico”, explicó Ríos.

Esta situación irregular complica aún más el presente de los seis empleados que quedan en el Frigorífico ya que los inhabilita para trabajar en la temporada de zafra de liebre que comenzaría en mayo. “El gerente de la empresa, José Petey, le había dejado la plata a los Guitart para que hicieran los aportes de los zafreros del Frigorífico pero no habría sido destinada a las cargas sociales entonces hoy el dueño se ve imposibilitado de encarar la zafra por las deudas. Los únicos que están al día son los zafreros de Petey así que tenemos que ver qué alternativa encontramos para que todos podamos trabajar”, manifestó.

En este sentido comentó que les plantearon la posibilidad de ser convocados por el otro grupo de zafreros pero esto les significaría empezar de cero, sin antigüedad ni categoría. “A nosotros no nos serviría porque cobramos con valor hora y además no queremos perder nuestro vínculo laboral”, expuso Ríos y remarcó con bronca que “esta situación que estamos viviendo es por la estafa que le hicieron los Guitart al dueño del Frigorífico”.  

De todos modos destacó que actualmente se encuentran preparando la planta para hacer la zafra de la liebre. Recordó en este sentido que el año pasado la actividad afectó a más de 65 trabajadores. “No sabemos qué vamos a hacer en mayo pero si no arreglamos nada es muy probable que tengamos un conflicto al principio de la temporada”, advirtió.

 

Sin controles

Ríos también se mostró preocupado por las consecuencias que genera el cierre de la planta de faena local en el Frigorífico Esquel. “Nosotros en varias oportunidades denunciamos en el municipio la faena clandestina y también lo hicimos en el Concejo Deliberante. Les dijimos que con el cierre de la faena local, se iba a generar mayor faena clandestina en todos lados. Pero no se está haciendo nada por cuidar la salud de la gente”, apuntó.

En este sentido denunció que “en la chacras faenan vaca, capones y porcinos sin ningún tipo de control así que no vemos que estén cuidando la salud alimentaria de la gente. De acá a tres o cuatro años vamos a empezar a ver personas con hidatidosis y triquinosis. Vamos a volver a los 80 y 90 cuando había epidemia en Esquel”.

 

“Es imposible entrar al mercado local”

Por otra parte, Ríos sostuvo que “para el Frigorífico, esté quién esté, es imposible entrar en el mercado local, a las góndolas de los supermercados o a las carnicerías, porque es muy poco lo que te compran”.

De esta manera aseguró que la situación es muy crítica y resaltó, además, que si la empresa quiere exportar tiene que estar al día con los trabajadores, el Senasa y todos los servicios. “Nosotros lo único que queremos es trabajar y no tener ningún conflicto”, concluyó.

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí