Niños, jóvenes y adultos con necesidades anímicas especiales cuentan con una nueva propuesta para participar de diversos talleres. La iniciativa surge de los profesionales que integran Casa Rafael con el objetivo de brindar un espacio donde se puedan llevar adelante diferentes actividades.

Ingrid Ruscitti en diálogo con La Portada explicó que “Casa Rafael es un espacio, con lineamientos terapéuticos, donde trabajamos con niños, jóvenes y adultos”.

Mencionó que el Taller Terapéutico destinado a jóvenes y adultos “funciona tres días a la semana” al tiempo que mencionó que “se trabaja el arte, el movimiento, la observación con la naturaleza. El vínculo con las personas es también fundamental”.

Al ser consultada respecto de la definición de “necesidades anímicas especiales” remarcó que “no nos gusta el termino de discapacidad porque rotula a una persona desde el lugar de no poder hacer. En este espacio trabajamos la línea de la antroposofía que amplía la mirada del ser humano. No disecciona al hombre ni al niño”. Indicó, en este contexto, que “toma lo anímico que es lo emocional, la parte más emotiva y el sentir. Toma también el pensar y el hacer”.

Y en relación a las actividades indicó que “se brindan talleres y atención individual. Dependiendo de la necesidad del niño o joven se arma un plan terapéutico. Muchos llegan derivados por los médicos y hacemos una entrevista inicial para captar qué necesita y qué necesita la familia. A partir de allí vemos se pueden incluir dentro de estos espacios o si se hace una atención individual”.

Para finalizar señaló que el equipo de Casa Rafael está integrado por “operadores y acompañantes terapéuticos, una maestra especial y terapista ocupacional. Está abierto para que se puedan sumar otros profesionales dentro de esta línea” y que se puede acceder a los talleres o atención personalizada por Obra Social y pago individual.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí