En la edición papel del miércoles 20 de marzo, diario La Portada publicada un reclamo realizado por una familia del barrio Don Bosco sobre un contenedor desbordado de basura.

Con buen tino, el municipio decidió reubicar el depósito de residuos para evira inconvenientes.

A continuación, presentamos el reclamo realizado por estos vecinos a través de La Portada.

 

Lidia y Néstor están parados en la vereda de su casa, en el barrio Don Bosco. La mirada está clavada en un contenedor que rebalsa de residuos. “Ya no sabemos cómo reclamar”, dicen con más resignación que enojo. A unos pocos metros, un terreno con botellas de plástico y bolsas dando vueltas por todos lados. “Un foco de infección seguro”, advierten.

El matrimonio vive en la 25 de Mayo al fondo, desde el 2015. Es la parte alta del Don Bosco, un sector del barrio que aparenta tranquilo, sin mucho movimiento. Pero hay una cosa que le quita el sueño a esta familia: la acumulación de basura en un contenedor ubicado a metros de la vivienda y el baldío lindante que corre la misma suerte.

La mujer confía a diario La Portada que vienen realizando el reclamo hace un largo tiempo y que el municipio no responde como debería ante la -reiterada- queja. Algo le preocupa de sobremanera. Su esposo padece un serio problema de salud. Considera que un “foco de infección” a unos pasos no pareciera ser lo más aconsejable.

“Estoy cansada de pedirle a Espacios Verdes que hagan algo”, señala un tanto molesta y avisa que no dudará en “recurrir a dónde tenga que hacerlo para resolverlo”. Comenta que el contenedor “no le corresponde a nuestra casa” y aclara además que “nosotros tenemos el canasto que solicitó la Municipalidad”.

Dice que de vez en cuando pasa el camión y retira los residuos del depósito amarillo pero enseguida se llena nuevamente. “Yo reclamo fuertemente por mi esposo que está enfermo”, indica, agregando que incluso han encontrado animales muertos. “En una oportunidad tuve que llamar a la Perrera”, asegura.

Sostiene que abonan los impuestos todos los meses, religiosamente. “Pagamos para estar bien. No tenemos por qué nosotros levantar la basura que viene de otros lugares. Ojalá el pedido llegue y nos hagan caso”, agrega. A su lado el marido escucha atentamente. La vista la vuelca al “terreno de al lado” y con un gesto adusto dice “mirá”. La basura intimida.

 

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here