Hace unos días terminó de plasmarse en una de las paredes del centro de salud del barrio Ceferino el proyecto de educación intercultural bilingüe impulsado por la docente Claudia Barral, con apoyo de la profesora Sofía Calvo, alumnos y numerosos vecinos de esta populoso sector de la ciudad.

La iniciativa arrancó en el 2017 con jornadas de reflexión sobre la salud y la alimentación desde la cosmovisión mapuche y como se aborda en la actualidad.

“Participaron unos 20 chicos y chicas en el 2017 y otros 20 en el 2018”, recordó Sofía Calvo. “Alrededor de 40 estudiantes con los que estuvimos trabajando en estos dos años, haciendo todo el proceso, la reflexión, el boceto del dibujo, las guardas de mosaico, arreglamos la pared, dibujamos y pintamos en encuentros semanales de tres horas que se extendieron por tres meses”.

Bajo este marco confió que se terminó pintando un mural de grandes dimensiones que hoy disfrutan pacientes y vecinos. “Allí en términos generales se trabajo el tema de la salud: la medicina ancestral mapuche, porque la mayoría de los habitantes del barrio Ceferino son mapuches y utilizan de tradición y familia la medicina ancestral. Y también la medicina actual. El deporte, la alimentación saludable, las plantas, todo como parte de una medicina integral. La idea era el pueblo mapuche, lo antiguo, que a la vez es actual, y la medicina convencoinal. También la salud preventiva, el deporte, la vida saludable”.

Aclaró Calvo que “el proyecto nació de una docente de nivel inicial que se llama Claudia Barral, que trabaja dentro lo que es educación intercultural bilingüe en la escuela 758. Ella me invita a mí como docente con los alumnos de 4 año de Lenguajes Artísticos y ahí empezamos con el tema del mural, que está dentro del proyecto “La interculturalidad se construye entre todos”.

Comentó que también se armó un libro con los chicos de la escuela 758 y con futuros profesores de Nivel Inicial, se escribieron poesías y alumnos de la 758 las ilustraron.

“El proyecto del mural viene de un trabajo que se venía haciendo en el barrio Ceferino, donde comenzó a hablar con distintas generaciones de vecinos de origen mapuche. Ahí salió el tema de la medicina ancestral mapuche, sobre todo a partir de mujeres mayores que se fueron acercando. Se empezó a desarrollar más el tema de la salud, la medicina ancestral mapuche y la salud en la actualidad. Invitamos a Eva Quilodrán, conocida como Eva Mapu, para hablar con los chicos sobre las plantas medicinales, las propiedades de las plantas, las curaciones mapuches. También se sumó Silvina Larraza, una amiga que está en el grupo Lahuen, quien se acercó para hablar de las plantas comestibles: las mal llamadas malezas. Llevó plantas para que vieran que se podían comer o para qué servían”.

Señaló que “a partir de esas charlas y las reflexiones que comenzaron en el 2017, y siguieron en el 2018, cuando empezaron a dibujar, se hizo un boceto con los de cuarto segunda, que fueron los encargados de pintar el mural de la pared del centro de salud del barrio Ceferino. A su vez, Claudia organizó con la gente del barrio, consiguió tierra del municipio para rellenar y plantar plantas medicinales aportadas por los propios vecinos. Y Jorge Lomagno se encargó de fabricar bancos de madera, que sirven para que la gente que va al centro de salud pueda sentarse afuera y ver todo el barrio mientras espera para atenderse. Desde ahí puede contemplar las plantas y también el mural”.

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here