Abrió sus puertas allá por diciembre de 1976 con una pequeña fábrica de elaboración y un punto de venta. Desde entonces es la casa tradicional del chocolate en Esquel. Un paso obligado para los turistas y una tentación para el vecino que anda con ganas de algo dulce.

La idea prendió de inmediato. La ciudad necesitaba un comercio dedicado al chocolate. Era mediado de los setenta y en otras localidades de la Cordillera comenzaban a surgir proyectos de similares características. Los Braese no lo pensaron demasiado.

Más de cuarenta años después este emprendimiento de corte familiar es una marca registrada en el campo de los productos regionales, con un abanico de posibilidades que va desde el clásico chocolate en barra, pasando por los bombones y dulces, hasta los licores.

Todo nace en la vieja Europa, en la Alemania del siglo XIX. Los Braese tenían una chacra y se dedicaban al rubro panadería. Esa pasión por la cocina se traslada con el tiempo a la Argentina, puntualmente a la zona del Lago Futalaufquen.

Para conocer más de esta historia que lleva 42 años de recorrido, diario La Portada conversó con Federico Braese. “Comenzamos a trabajar en diciembre del 76”, dice orgulloso y precisa que el sueño dio sus primeros pasos con el local de calle 9 de Julio al 1540.

“Era un pequeño taller, unas mesadas, una cocina y un par de ollas”, detalla. Una idea innovadora y un puñado de recursos. Nada más. Como surge cualquier proyecto. En aquel entonces no existía en la ciudad una casa que fabrique chocolates artesanales.

Comenta que sus bisabuelos administraban una panadería en tierras germanas. “Mi abuelo casi de casualidad migró a la Argentina en 1914. Estaba haciendo un viaje en barco. Después de algunos años decidió instalarse en la zona del Lago Futalaufquen”, cuenta.

En suelo argentino, y a pocos kilómetros de Esquel, los Braese no abandonaron el arte culinario de elaborar los propios alimentos. “Como toda familia de campo preparaban sus cosas para subsistir”, relata Federico.

Varios años pasaron hasta que su propia madre y tía se la juegan: “empiezan con el chocolate”. Los inicios no fueron sencillos. No abundaban las experiencias de este tipo. Sólo en Bariloche y en alguna otra comunidad de la Comarca. “Se fue aprendiendo en base a prueba y error”, confiesa.

Destaca que en estas cuatro décadas la empresa se ha posicionado y es hoy una cita casi que obligada para los visitantes que deseen llevarse un presente. “Tenemos nuestra clientela”, asegura. Turistas y vecinos, no hay diferencias a la hora de querer darse un gustito.

“La gente por suerte reconoce el esfuerzo que hacemos y el empeño que ponemos para lograr calidad en cada uno de los productos”, expresa. A su alrededor los estantes rebalsan de “delicatesen”. Una tentación para cualquier mortal.

Los productos regionales de Braese pueden encontrarse en los dos puntos de venta habilitados de calle 9 de Julio (número 1540 y 1016) y en otros comercios de la ciudad y la provincia, especialmente aquellos relacionados con la actividad turística.

Chocolates, bombones, dulces y mermeladas, frutas envasadas, licores, repostería y huevos de pascua. Las alternativas son diversas. Una gran cantidad de los ingredientes son de la zona. El cacao, la materia prima básica, es tropical, por supuesto.

Seguir creciendo

No duda al momento de señalar que “el desafío siempre es seguir creciendo” en el mercado, dar más empleo a la localidad y conservar la calidad. “Tenemos que mantener la trayectoria ligada a lo artesanal”, agrega para concluir la entrevista.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here