Rubén “Menen” Fernández apostó a la consolidación de un gran frente electoral en la provincia para enfrentar a Cambiemos. Aceptó ir en la lista de candidatos a diputados por el espacio que impulsa la fórmula Arcioni – Sastre. Destacó también la figura del concejal Crhistian Pasquini: “Es joven y con vocación”.

Ni bien el influyente intendente de Puerto Madryn cerró el acuerdo con el gobernador Mariano Arcioni comenzaron a intensificarse las conversaciones para seducir a dirigentes de distintos puntos de la provincia. En la Cordillera uno de los primeros llamados que hizo Ricardo Sastre recayó en “Menen” Fernández, con quien supo crear  un vínculo de amistad.

La propuesta que le hicieron fue integrar la lista de diputados provinciales. Una oferta atractiva para cualquiera. “Acepté”, afirmó el reconocido periodista deportivo en diálogo con diario La Portada.

“Considero que es una buena manera de regresar” a la función pública, enfatizó. Ya son varios los nombres que suenan como precandidatos a la Legislatura.

Confió que la decisión de acompañar al frente no es unipersonal, fue acordado con otros simpatizantes justicialistas, y que este paso no supone bajo ningún concepto perder la identidad partidaria.

Aseguró, asimismo, que “el peronismo y sectores cercanos deberían estar juntos” para derrotar a Cambiemos en el próximo turno electoral.

Señaló que el modelo liderado por el presidente Mauricio Macri es el rival a vencer en los comicios y recordó que el diputado nacional Gustavo Menna representa a Nación en la Provincia.

“Estamos hablando del peor gobierno de la historia”, arremetió con dureza y advirtió que las políticas de la Administración Central dejarán “secuelas gravísimas”  sobre todo en la clase media y los sectores más vulnerables.

Planteó, en ese contexto, que tanto Ongarato en Esquel como Menna en Chubut llevan “una mochila pesada” que es adherir al proyecto macrista, el que –sostuvo- no tiene en cuenta a la Patagonia en su conjunto.

Repasó las medidas económicas que vienen “perjudicando” a la zona sur del país: inflación, desempleo, aumentos, etc.

Entendió que ante el escenario de tormenta una alianza asoma como un camino viable y más aún cuando existe, al menos en la provincia, un Partido Justicialista (PJ) sin una conducción clara ni lineamientos concretos.

“Un ejemplo de ello es lo que ha sucedido a lo largo de los últimos tres años en la Legislatura”, expresó, en alusión a la fragmentación del bloque.

Sumar nombres

El ex secretario de Información Pública (entre el 2010 y diciembre del 2011) rescató además que en la Cordillera son varios los dirigentes peronistas conocidos que respaldan al frente e hizo principal hincapié en los intendentes de El Maitén, Oscar Currilén, y de Epuyén, Antonio Reato. No hay que olvidarse de Ariel Molina, Corcovado, Raúl Ibarra, Lago Puelo, y Omar Aleuy, Trevelin. Estos tres vienen de otros espacios.

Al mismo tiempo, quiso valorar la figura del gobernador Arcioni y recordó que tomó las riendas de la provincia en un momento de suma complejidad tras la muerte de Mario Das Neves.

“No era una papa caliente, estaba hirviendo”, graficó. Dijo que haciendo un simple paneo puede observarse que el mandatario tiene “llegada a la gente” y que está bien considerado en la ciudadanía.

Apoyo a Pasquini

Recalcó Fernández que pese a tener  más afinidad “política” con los precandidatos a intendente del PJ (Ricardo Bestene y Norma Arbilla), es de lógica pura que respalde al abogado Crhistian Pasquini para las municipales. Admitió que aún no tuvo la posibilidad de reunirse con el concejal y agregó que lo hará en el transcurso de los próximos días.

“Lo veo como un dirigente joven, que se ha plantado en varios temas muy bien. Ha liderado la oposición dentro del Concejo Deliberante. Tanto pregonamos el ingreso a la política de gente joven, que debe renovarse, y esto me parece valorable”, manifestó, quien con 30 años supo ocupar una banca en el Cuerpo Legislativo de la ciudad.

“Le falta conducción”

Opinó luego sobre la Administración Municipal actual y aseveró que percibe una “gestión limitada”, agregando que “respeto a Sergio Ongarato pero creo que le falta conducción política”.

En ese marco, cuestionó la ausencia de un secretario de Gobierno y disparó contra los “libres pensadores” oficialistas en el Concejo Deliberante que no aportan volumen al Ejecutivo.

Afirmó que Esquel “debe dar un salto de calidad en varios aspectos” y lamentó que “seguimos viendo de espalda a la región”. Puso como ejemplo la relación tensa con Trevelin y cuestionó que en diferentes temas las dos localidades están distanciadas, en lo institucional.

“Con el resto de la Comarca prácticamente no hay vínculo”, cerró.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí