Luis Momberg, la voz del Festival Permanente “Pueblo”

0
82

El “Pueblo” Festival Permanente de a poco va ganando terreno en la ciudad, a fuerza de eventos con gastronómicos, maestros cerveceros, artesanos, músicos y productores. A cargo de la locución oficial está Luis Momberg, una voz inconfundible.

La selección no fue azarosa. Los responsables del Festival Permanente buscaban un estilo particular para manejar el escenario, alguien capaz de aportar su propia impronta y que no resulte difícil identificar rápido su voz con el concepto “Pueblo”.      

La búsqueda del “locutor oficial” recaló en Luis Momberg. Hombre con formación en el prestigioso ISER (Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica) de Buenos Aires, trabajador de radio con largos años de trayectoria y amante del teatro.

“Es un orgullo”, define Momberg el haber sido convocado para el Festival Permanente, una iniciativa impulsada -sobre todo- por Sabor Mapuche para mostrar lo mucho y bueno que realizan gastronómicos, cerveceros, artesanos, productores y artistas locales.

No dudó un segundo en aceptar la propuesta de “Pueblo”. En principio la idea era sólo presentar a los artistas, a las bandas. “Noté que la cosa daba para más”, cuenta. Fiel a sí mismo, decide salirse del libreto y hacer algo menos estructurado.

Dice que le gusta recorrer el escenario, darle participación al público, que el vecino sea parte activa en cada evento. El objetivo es también que el músico brille y se sienta cómodo. Tampoco descuida a los otros protagonistas del Festival Permanente: los productores.

“La idea de los organizadores es recorrer la ciudad durante todo el año con eventos ligados a la producción y la gastronomía, complementando con artistas”, subraya. Febrero y marzo vendrán con algunas novedades. Estar atentos.

Estilo propio

Momberg nació en Esquel. A los 18 años decidió hacer las valijas y viajar a Buenos Aires para probar suerte. No tardó mucho en darse cuenta que la locución era lo suyo. Hacerse camino en el oficio no fue sencillo. Tuvo que “pelarse las pestañas” estudiando durante largas temporadas.

En el ISER cursó la carrera. En este reconocido Instituto porteño asimiló no sólo los conceptos técnicos y teóricos sino que, además, incorporó habilidades que hasta el día de hoy utiliza como recursos para afrontar situaciones, en un escenario, en la radio o en la tele.

“El estudio lo hace todo”, asegura. Los años como alumno no fueron fáciles, sostiene. Con 20 años en la “ciudad de la furia” tuvo que ingeniársela para encontrar trabajo. Consiguió pasantías en FM Horizonte, a la madrugada. Algunos dicen que es un horario mágico para la radio.

Luego llegó el turno de ganarse los primeros pesos en Aspen. La vida lo llevó a Trelew. Durante una larga década fue la voz de las mañanas en la FM propiedad de El Chubut. Nada más y nada menos. Ahí cosechó decenas de amigos.

Pero en la vida no todo es color de rosas. Luis lo sabe bien. Un problema de salud lo alejó de los medios, de la radio, de los escenarios, de la locución. Los médicos le recomendaron tomar distancia. Un año internado que define, sin vueltas, como “el peor de todos”.

Con la “cabeza en otra” parte al sur. Tierra del Fuego, el destino. “Atendí un kiosco”, comenta. Próxima parada: Esquel. Familiares y amigos inclinaron la balanza para el retorno a la ciudad natal. No tardó mucho en meterse nuevamente en el mundo de los medios.

“Siempre estaré agradecido a Paula Moreno y a FM Sol”, señala. De lunes a viernes hace de las suyas en la mañana informativa de la 94.7. Por la tarde está al frente de Ruido Blanco, un programa más informal. “Ahora estamos de vacaciones”, dice.

Recuerda que ni bien pisó suelo esquelense algunos vecinos le advirtieron sobre sus formas  de conducción, un tanto fuera de línea con el perfil local. “No me importó”, indica entre risas. No le molesta romper estructuras.

De la mano de un estilo especial logró importantes metas. Estar en el escenario mayor de la Fiesta Nacional del Esquí pareciera ser el más significativo. También se lució en los certámenes culturales Evita, en bailes de egreso y ahora en el Festival Permanente “Pueblo”.

La otra pasión

Así como habla con un brillo en los ojos de la locución y sus años de estudio en el ISER, Momberg confía que el teatro lo puede. En Capital Federal tuvo un encuentro casi que de casualidad con el arte de las tablas y se enganchó enseguida. En San Telmo y Paseo La Plaza descubrió la magia.

Y no lo hizo sólo de hobby, para pararse en las butacas como espectador. En Trelew estrenó una obra propia. Varios años después se encuentra abocado a un trabajo similar. Avisa que quiere compartirlo con el público de Esquel en octubre, en sintonía con su cumpleaños número 50. Ansioso, prepara el guión y ensaya.

 

Foto: Leandro Antiman.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

LEAVE A REPLY

Please enter your comment!
Please enter your name here