La Organización No Gubernamental REMAR, cuyas siglas significan Rehabilitación de Marginados, trabaja desde hace 27 años en la contención y ayuda a personas con problemas de marginalidad en diversos países.

En Argentina realizan su labor en más de veinte ciudades llevando adelante proyectos que permiten asistencia a personas con problemas de adicciones, mujeres víctimas de violencia de género, ancianos desamparados y personas privadas de su libertad entre otras complejas situaciones.

Norma Navarro, Ailin Bravo y Marina González llegaron a Esquel desde Pico Truncado para difundir la tarea que lleva adelante REMAR y en declaraciones a La Portada ofrecieron detalles de la misma.

Navarro informó que “se trabaja con todo tipo de marginación” y agregó que “trabajamos también con casos de violencia de género y trata de personas. También con gente con problemas de adicciones o situación de calle”.

“Brindamos contención en principio y luego se ayuda a las personas a salir de las situaciones generando otra forma de vida inculcando que las personas se pueden valorar”, manifestó.

Destacó que “la idea es llegar a todo el país y de hecho estamos en veinte ciudades. Hay provincias que nos faltan cubrir. En la Patagonia estamos, desde Bariloche hasta Tierra del Fuego, en todas las ciudades. Visitamos dos veces al año cada ciudad. Queremos tener un lugar en todas las ciudades para ayudar a la gente porque la marginación llega por cualquier motivo. Hay personas que no padecen adicciones, pero están solas como sucede con muchos ancianos”.

Casa por casa

Respecto de la posibilidad de trabajar en forma conjunta con instituciones de Esquel que abarcan las problemáticas antes mencionadas sostuvo que “hace tiempo que hacemos esto, pero nadie se interesa. Igual nosotros tenemos que trabajar. Lo que hacemos día a día en la calle es para llevar alimento, ropa o juguetes a los hogares”.

Navarro indicó que “salimos casa por casa entregando folletería y hablando con la gente. También dejamos un almanaque por el cual pedimos una colaboración voluntaria”. Y agregó que “el gobierno no nos da nada y nos financiamos realizando talleres de carpintería y herrería con productos que luego se venden. También se toma trabajo sobre estos oficios”.

“No solo salimos a la calle para juntar la moneda, sino también para que la gente nos conozca y sepa que tiene un lugar a donde ir si lo necesita”, remarcó.

Al ser consultada respecto del personal que atiende determinadas situaciones indicó que “tratamos de pedir al Hospital del lugar la ayuda de los médicos”. Y para finalizar sostuvo que “siempre necesitamos gente que quiera colaborar”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí