Miembros de la Sede Vecinal del Barrio Cañadón de Borquez iniciaron una colecta de alimentos tras detectar que varios niños no estaban comiendo en sus casas. Sol Kerbage contó a La Portada que en los últimos meses ha crecido el número de chicos que asiste a la Copa de Leche y que muchos de ellos presentan bajo peso.

Más de treinta niños asisten todos los días a la Copa de Leche “Doña Rita” que se brinda en la Junta Vecinal del Cañadón de Borquez. Esta iniciativa comenzó a llevarse a cabo los días sábados pero ante la creciente necesidad del barrio se prolongó de manera semanal. “Nosotros veíamos que los chicos daban vueltas por la sede y el SUM, así que las chicas de la Junta Vecinal decidieron que la merienda se brinde todos los días”, sostuvo Sol Kerbage, tallerista y colaboradora de la Copa de Leche.

Asimismo aseguró que “es preocupante cómo ha crecido el número de chicos que asiste a la sede vecinal a tomar la leche y que no está comiendo en sus casas”. Ante esta realidad, Sol contó que la Junta Vecinal del Cañadón de Borquez tomó la iniciativa de llevar adelante una colecta de alimentos para repartir entre las familias más vulnerables del barrio. “Queremos que los chicos coman en su casa junto a sus padres”, destacó y señaló que se han encontrado con niños con bajo peso, al borde de la desnutrición. “En mi taller tengo nenas que van con hambre, que no tienen fuerza y se duermen”, detalló con angustia.

Solicitan alimentos no perecederos como arroz, fideos, polenta, harina, azúcar, yerba, entre otros. Los mismos se pueden acercar a la sede o Rivadavia 825. “La idea es armar un par de canastas con los alimentos principales para llevárselas a cada familia”, confió.

Agregó en este sentido que hoy en el barrio son varias las familias en situación de vulnerabilidad y que en algunos casos llegan a juntarse para comer. “La mayoría tiene trabajo pero no les alcanza para el almuerzo”, planteó.

Hoy la Copa de Leche funciona con el esfuerzo propio de los integrantes de la Junta Vecinal y la colaboración de los vecinos. “Es un trabajo a pulmón, las chicas se pusieron el merendero al hombro y no reciben ningún tipo de subsidio o ayuda”, resaltó y agregó que los días sábados cuentan con una donación de las panaderías para que los chicos tengan una factura para merendar.

“Hay un abandono total”

Sol se mostró muy crítica del gobierno municipal. “No hay políticas que respondan a la falta de empleo, a la salud y la alimentación. Están haciendo un abandono total de la gente en los barrios e invierten en obras en el centro; algo está fallando”, expuso.

De esta manera remarcó que desde la Junta Vecinal del Cañadón de Borquez decidieron no quedarse de brazos cruzados y sostener los espacios de contención, escucha y expresión para los niños.  “El hambre esta todos los días, no solo en época de campaña. A todos nos está costando salir adelante, así que si no nos unimos y no nos ponemos en el lugar del otro, no vamos a llegar a buen puerto. El cambio lo tenemos que generar entre nosotros”, cerró.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí