Un grupo de trabajadores que intervino en la construcción de la Hidroeléctrica Futaleufú se reencontró hace unos días en Esquel. Una cena llena de anécdotas, recuerdos y risas a 40 años de esta emblemática obra.

Este 2018 el complejo “Futaleufú” cumplió las cuatro décadas de funcionamiento.   Nace con el fin de proveer de energía eléctrica a la planta de aluminio en Puerto Madryn (ALUAR), suministrando el excedente a otras industrias y servicios públicos de la región.

La central ubicada a unos pocos kilómetros de la ciudad fue impulsada por Agua y Energía Eléctrica, de acuerdo a las directivas de la comisión para el desarrollo de los Metales Livianos, dependiente de la Fuerza Área Argentina.

Para celebrar los 40 años de aquel recordado corte de cinta, trabajadores organizaron un asado en instalaciones del Club Independiente Deportivo. Asistió al convite gente de Esquel pero también de diferentes puntos de la Patagonia y el país.

José Soto le contó a diario La Portada que el encuentro congregó a quienes prestaron servicio en Sade y Montaje, del 76 al 78, fecha en la que quedó oficialmente inaugurada la Hidroeléctrica Futaleufú. “Después de eso muchos fueron derivados a otras ciudades”, contó.

“Tuve el gran honor de compartir una cena con los compañeros de Sade y Montaje en el quincho de Independiente. Estos amigos eran la máxima expresión de capacidad de trabajo”, reflexionó el vecino durante la charla.

Recordó luego que a lo largo de tres temporadas estuvieron a cargo de “la parte de teleacción y conexión de las turbinas” en el complejo. Confió que fue un orgullo y una verdadera satisfacción haber sido parte de esta histórica obra.

Explicó, por último, que el asado reunió a personas de Buenos Aires, Neuquén y Tierra del Fuego, por ejemplo. “El año pasado hicimos algo en mi casa y este 2018 decidimos armar una nueva reunión” en sintonía con el 40° Aniversario de la presa.

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí