La abogada de familia sostuvo que el nuevo Código Civil, vigente desde el 2015, plantea que ambos progenitores tienen derechos pero también deberes y obligaciones respectos de sus hijos. “Nos ha enseñado a las mujeres que no somos dueñas de nuestros hijos”, aseguró y contó que el 60 por ciento de los hombres que va a su estudio solicita más tiempo con sus hijos.

La Dra. Andrea Navarro Marañon, quien hace dieciocho años es especialista en Derecho de Familia, manifestó en diálogo con La Portada que el nuevo Código Civil y Comercial le ha brindado un “empoderamiento a los hombres” y “nos ha enseñado a las mujeres que no somos dueñas de nuestros hijos”.

En este sentido contó que ella creía que los hombres iban a empezar a pedir una disminución de la cuota alimentaria. Sin embargo señaló que “el 60 por ciento viene a pedir mayor tiempo con sus hijos”.

Asimismo expresó que “el nuevo Código, a diferencia del anterior que decía que la madre era la guardadora primaria del niño, establece que sin importar la edad del niño o la niña puede cuidarlo el padre o la madre”. De esta manera recalcó que “el cuidado personal de los niños es “indistinto” en el domicilio donde el niño vivió toda la vida o donde tiene su residencia permanente, o alternado, la misma cantidad de tiempo con cada padre”. 

Entre los conceptos modificados, se encuentran la trasformación de “tenencia” a “cuidado personal”, de “patria potestad” a “responsabilidad parental” y de “régimen de visitas” a “régimen comunicacional”.

Aseguró en esta línea que “el nuevo Código Civil marcó un pie de igualdad entre la madre y el padre porque tienen derechos y obligaciones”. 

En su estudio se puede apreciar la presencia de una caramelera y una caja de pañuelos al lado de su computadora. También hay libros de cuentos y otros para pintar. “Muchas veces la gente se desnuda, metafóricamente hablando, en el estudio, entonces le pido que haga terapia hasta que presente el escrito de divorcio o el pedido de audiencia de mediación para ver si está segura y se arrepiente porque es un gran dispendio de recurso jurisdiccional”, expresó.

 

“Hay mucho por corregir”

Navarro Marañón opinó que “todavía hay muchas por cambiar” del nuevo Código Civil y en ese sentido planteó que “hay cuestiones que se han establecido en el régimen de convivencia no matrimonial que le da a los convivientes un montón de obligaciones que no las tiene el matrimonio y la gentes se confunde”.

Sostuvo, además, que “le dio una legalidad a algo que la gente no quería que fuese así porque si no se casaría”, y agregó que “al matrimonio le hemos quitado la obligación de fidelidad y cohabitación, pero se lo exigimos a la unión convivencial”.

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí