La salud de los niños siempre debe ser una prioridad y ello incluye una correcta alimentación como así también un tiempo dedicado a la actividad física. Estas podrían ser la clave para prevenir la obesidad en los niños y evitar consultas médicas por diversas enfermedades en la edad adulta. Carmen Quintana, médica pediatra, en diálogo con La Portada señaló que es preocupante “en la provincia y el país” los índices de obesidad en niños.

Indicó que las causas se relacionan con el aspecto genético y la falta de actividad física “se sienta a los chicos con una tablet o frente al televisor en lugar de promover el movimiento. En esta era de la informática y la inmediatez el niño tiene poca tolerancia a la frustración, hace berrinche y hay que satisfacerlo ya. La pantalla y el ruido lo satisfacen con solo apretar un botón. No tiene más que mover un dedo por lo cual no moverá el cuerpo”. Y lamentó que sea  “raro que a un chico se lo estimule para que esté al aire libre y trabaje con el cuerpo. No se necesita dinero para hacer actividad física, sólo un poco de dedicación y restricción de todo lo que sea a botón, cuerda o electrónico”. Abogó, además, por “más abuelas contando cuentos y más chicos jugando y moviéndose” ya que “el sedentarismo es la madre de muchas patologías”.

La pediatría también mencionó la importancia de una buena alimentación alejada del consumo de “la comida chatarra” priorizando verduras y frutas al tiempo que señaló la falta de kioscos saludables. “Hay que partir de la educación familiar. Creo que hay que hacer escuelas de nutrición para padres”, manifestó.          

Mejor prevenir  

Quintana, en relación a las consecuencias de la obesidad en los niños, sostuvo que “un niño obeso es el obeso de mañana. Y eso lleva alteraciones plurimetabólicas. Aparecerán excesos de colesterol, de grasas en sangre, problemas cardiológicos, diabetes y el páncreas en algún momento se agota”.

Mencionó que la problemática también constituye “un círculo vicioso porque el chico que está gordo se mueve menos. El niño debe hacer una actividad física controlada, pero a veces es discriminado. También aumenta su ansiedad porque no se siente bien por su imagen corporal. Hay una consecuencia integral que implica perjuicio para su salud”.

Aseguró que es necesario “incidir desde el lactante: el chico no sólo quiere comer, sino también jugar y otras cosas”. Destacó la importancia de “fomentar la lactancia materna como corresponde” e informó que el factor genético debe ser considerado “fabricar un obeso no lo hace el que quiere, sino el que puede porque se inserta sobre una base genética. Y ya se está trabajando en modificar esta genética”.             

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí