Con 80 años, doña Emilia Campos Saez continúa trabajando en su taller de costura donde también se hace un tiempo para enseñar corte y confección a un grupo de mujeres. Ya son 55 años de oficio y sacrificio, según confió. Por su atelier aseguró que “pasó todo Esquel” y que aún continúa recibiendo nueva clientela. Confeccionó vestidos de novia, de 15 años y todo tipo de vestimenta. Para ella no hay trabajos imposibles. Nunca le sobró nada pero le alcanzó para sobrevivir junto a su familia.

Aún conserva su tonada chilena. Con sólo 5 años, Emilia llegó al país junto a sus cinco hermanos y sus padres a probar suerte. Luego, una vez asentados, la familia se agrandó con la llegada de dos hijos más. Su padre, de profesión peluquero, emprendió su propio proyecto en Esquel al abrir la “Peluquería Chilena” en el local donde ella después instalaría su casa de costura, en 9 de Julio casi esquina Roca.

En ese tiempo, Emilia ya vislumbraba su vocación de costurera y modista, heredada de una tía paterna, por lo que no tardó en viajar a perfeccionarse a Buenos Aires donde estudió durante cinco años la profesión y también dio clases. Sin embargo su prominente carrera se vio interrumpida cuando su padre le pidió que fuera a vivir a Trelew con una de sus hermanas que se había quedado sola. Allí trabajó en una fábrica de camisas de hombres. “Hacía de todo porque sabía coser pero no me gustaba pegar botones porque era muy peligroso”, contó Emilia a La Portada.

Con 24 años regresó a la ciudad luego de que su padre se enfermara de una úlcera y su salud se deteriorara. “Lo vi muy mal, muy flaco, así que le pedí que me diera el salón porque había que trabajar. Primero no me lo quería entregar pero después me pidió que me hiciera cargo de mi mamá y mi hermano más chico”, relató emocionada y agradecida a Dios porque nunca le faltó trabajo. 

Fue tanto el compromiso y la responsabilidad asumida que su padre falleció un 4 de julio y ella ya el 15 había vuelto a trabajar porque no quería faltar a su promesa de mantener a su familia. “Enseguida empecé a trabajar y a dar clases. En el primer aviso puse que hacía camisas de hombre que fue lo que menos hice porque no me gusta y es más trabajo”, recordó entre risas.

Hoy su taller “Modas Emilia” lleva 55 años de vida y muchos sueños hechos realidad. Ha confeccionado desde vestidos de novias, 15 años, egresados, fiestas y muchas prendas más. Si bien las tiendas de ropa se han convertido en su mayor competencia, aseguró que “no es lo mismo” y que “siempre hay algo para reformar”.

El primer vestido de novia se lo hizo a su cuñada que todavía lo conserva y pensaba exponerlo en un desfile de modas para los 50 años del local que finalmente no pudo llevarse a cabo por el asesinato de su hermano.

Tiempo de crisis

Doña Emilia, aún con 80 años y una artrosis en su cadera, continúa trabajando todos los días en su taller. Realiza todo tipo de trabajos y aseguró que “no hay nada imposible de hacer”. Asimismo contó que “antes cuando tenía muchos pedidos de confección de ropa, relegaba los arreglos, pero hoy la crisis ha hecho que la actividad decayera mucho”. Tal es así que hace cinco meses que tiene un traje esperando por su dueña y hasta le ha pasado de tener prendas que nunca fueron a retirar. 

Siempre le gustó enseñar su profesión y hasta lo ha hecho en los barrios. Hoy da corte y confección en dos turnos, uno de 19 a 20.30 y otro de 20.30 a 22 horas. Si bien hoy se encuentra jubilada, reconoció que no le alcanza para vivir y por eso continúa trabajando. “Con esta crisis se está poniendo fea la situación”, reconoció la modista, quien todos los días camina de su casa al taller y le ha tocado sufrir varios robos.

“Toda la vida viví de este oficio, con problemas y todo, ahora estoy educando a mi sobrino pero no me alcanza, así que tengo que seguir trabajando para pagar los alquileres y los servicios. Gracias a Dios he sobrevivido, no me ha sobrado nada pero como. Sólo me embroma la artrosis, pero voy a trabajar mientras camine”, aseguró.

Años de mucho sacrificio

Nada le fue fácil a Emilia, pero cada obstáculo que se interpuso en su camino lo supo sortear. Siempre estuvo convencida de su vocación por ser modista y lo hizo realidad. Nunca se casó ni tuvo hijos, pero destacó que tuvo muchos pretendientes. “Uno de ellos tenía a su mamá también pero si juntábamos a las dos, qué hacíamos; no nos convenía. Yo la pensaba muy bien porque a mi vieja no la iba a dejar, mi papá me la había encargado así que el que se casaba conmigo, lo hacía con las dos”, sostuvo entre risas. 

Por último, aseguró que “todo Esquel se vistió acá” en alusión a su taller y confesó que su profesión requiere de mucho sacrificio. “Te lleva tiempo sacar las prendas, hay que estar concentrada y yo soy muy detallista”, finalizó Emilia, un ejemplo de trabajo y vocación. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí