Proyecto Reserva Urbana “La Cascada”: Naturaleza, cuidado, deporte y encuentro

0

Un equipo técnico del municipio trabaja de forma coordinada en la conformación de la Reserva Natural Urbana “La Cascada” con ánimos de recuperar un sector emblemático de la ciudad, un tanto abandonado durante muchos años, darle un mayor estatus de protección, definir el uso y permitir el desarrollo de actividades recreativas.

En diálogo con diario La Portada, el licenciado en Ciencias Naturales Javier De Leonardis, miembro activo en la definición del mencionado proyecto, destacó que detrás de la interesante propuesta no sólo está la Municipalidad de Esquel sino que también un grupo voluntario de jóvenes que hace un tiempo largo realiza mantenimiento y mejoras en la zona de “La Cascada”.

Señaló que el objetivo de máxima es clasificar al lugar como una “Reserva Natural Urbana”, similar a lo que en su momento se hizo con la Laguna “La Zeta”. Explicó que uno de los principales escollos es la titularidad de las tierras. Una gran superficie pertenece al Ejército Argentino. La solución consiste en actualizar el código de planeamiento urbano.

Precisó que el área de Planificación avanza en la elaboración de un nuevo código donde contempla que esos terrenos figuren bajo la categoría de “Reserva Natural Urbana”. “Esto implicaría que el propietario (el Regimiento de Caballería Ligero 3 Coraceros General Pacheco) tenga ciertas limitaciones en el uso del suelo”, indicó.

Resaltó que conciben a “La Cascada” como un ámbito acorde para la realización de toda clase de actividades deportivas, recreativas y culturales. “Se piensa a futuro contar en la parque del cañadón con alguna infraestructura para hacer eventos. En un momento se habló además de un anfiteatro natural”, añadió.

Reiteró luego que el primer paso consiste en declarar las tierras en cuestión como “Reserva Natural Urbana” y a partir de allí comenzar a decidir un plan de uso concreto. De Leonardis dejó en claro que pretenden ni más ni menos que “formalizar” la utilización que hoy se hace del espacio con una visión ecológica y que incluya alternativas como senderismo, trekking, etc.   

Comentó que desde la Secretaría de Ambiente realizaron un trabajo para definir los límites, la extensión de la Reserva. “Estamos hablando de unas 300 hectáreas como mínimo”, señaló, añadiendo que llegaría hasta el Cañadón de Las Palomas e incluiría a su vez varios faldeos, donde están los principales relictos de vegetación nativa.  

Ponderó que el área cuenta con una diversidad de flora y fauna interesante. “Tenemos parches de vegetación que sobrevivieron del bosque nativo original, como pueden ser especies de Maitén, Laura y Ñire. Lo vemos a través de las aves que son indicadores. Donde hay muchas es porque la red ecológica es saludable”, subrayó.

“Hay consenso para avanzar con la categoría de Reserva Natural Urbana pero los tiempos dependen del sector de Planificación. Ellos trabajan sobre el código de planeamiento. Tengo entendido que se quiere terminar antes de fin de año. Cuando esté finalizado debería pasar por el Honorable Concejo Deliberante”, amplió.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí