En el primer aniversario de la muerte de Santiago Maldonado, quien desapareciera en el marco de un operativo de Gendarmería Nacional en la comunidad mapuche Pu Lof de Resistencia Cushamen, la Asamblea Permanente de Derechos Humanos  (APDH) Esquel llevó a cabo en la tarde de hoy un acto en su memoria.

Integrantes de la Asamblea y vecinos de la ciudad se concentraron en la intersección de calles 25 de Mayo y San Martín frente al Juzgado Federal, que contó custodio policial, espacio donde se dio lectura a un documento y se presenciaron espectáculos musicales.

Lía Pérez Rienzi, miembro de la APDH Esquel, durante la lectura del documento oficial señaló que “cuándo, cómo, dónde murió Santiago y quién o quiénes participaron son las preguntas sin respuestas” y realizó un repaso de las diversas instancias judiciales de la causa.

Elvira Gauna, también miembro de la APDH Esquel, mencionó “la represión creciente por parte de las diversas fuerzas de seguridad provinciales y nacionales al reclamo territorial de Pu Lof Cushamen, la prisión política del Lonco Facundo Jones Huala, un  Gobierno Nacional que opta cada vez más por la resolución violenta de las demandas sociales, que militariza cada día un poco más las calles y la vida de los y las ciudadanas definiendo por decreto la asignación de las fuerzas armadas a la seguridad interior hace escasos días”.

Aseguró que “la desaparición forzada seguida de muerte de Santiago Maldonado expone en su máxima expresión el trasfondo de la verdadera disputa. La disputa es por el territorio y sus bienes comunes naturales. El conflicto desencadenado por el reclamo de la comunidad Pu Lof Cushamen, así como de tantas otras comunidades, por los territorios que ancestralmente les pertenecen evidencia la voracidad depredadora del capitalismo sobre la tierra y todo lo que de ella pueda extraerse”.

“Santiago encarnó la confrontación de dos paradigmas: la tierra como un bien común al que respetar en contraposición con la tierra como objeto para depredar aún a costa de nuestras propias vidas. Defendió el paradigma de que otro mundo es posible: un mundo justo y solidario. Santiago era un luchador social. Su lucha vive en cada uno de nosotros en tanto sigamos defendiendo nuestro territorio, la vida digna y la libertad”, manifestó.

Fue contundente al sostener que “repudiamos a todos aquellos que pretendan hacer uso de la vida, lucha, arte y muerte de Santiago con espurios intereses. Repudiamos el poder estatal, económico y mediático que trae violencia y padecimiento a nuestras vidas en pos de sus intereses y privilegios. Somos la generación que tiene la oportunidad histórica de reconocer y reparar el genocidio perpetrados contra los pueblos originarios y a partir de allí construir la paz en interculturalidad cuyo único camino posible es la Justicia. Apelamos a la resolución política y pacífica del conflicto territorial y la disputa por sus bienes comunes naturales y en ella a la libertad y no extradición del Lonco Facundo Jones Huela. Bregamos por el respeto irrestricto de los derechos humanos”.

Gauna, para finalizar, pidió “juicio y castigo a los culpables materiales, intelectuales y políticos de la muerte de Santiago Maldonado y de todos los asesinados por las fuerzas del Estado”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí