Ya iniciado un “segundo semestre” la luz al final del camino no logra vislumbrarse y de hecho lo que se viene en materia de crisis económica resulta aún más desalentador tras el acuerdo que el Gobierno Nacional firmó con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

Este acuerdo, rechazado desde el primer momento por los dirigentes de la oposición y representantes de los trabajadores, tendrá un impacto negativo de manera particular para la provincia del Chubut.

La agencia calificadora Moody’s nombró a Chubut como la segunda provincia del país que se verá más perjudicada por los recortes de las transferencias discrecionales para 2019. El informe, recientemente publicado, da cuenta que las provincias de Buenos Aires, Misiones y Chaco también serán fuertemente afectadas. Moody’s consideró que el acuerdo entre Argentina y el Fondo Monetario Internacional (FMI) es “negativo en términos crediticios para las provincias”.

Ante esta situación Chubut y el resto de las provincias no tendrían otra opción que compensar la reducción de las transferencias discrecionales con el recorte de sus gastos. Y así el panorama se torna más complejo ante un proceso inflacionario que no da tregua y la decisión del Gobierno Nacional de que el recorte de 100 mil millones de pesos que prevé realizar deban ser asumidos por las provincias.

Ayer el Gobierno informó que bajará  el techo para acceder al cobro de las Asignaciones Familiares y eliminó los beneficios que en ese concepto alcanzaban a más de 100 mil chicos de provincias de la Patagonia y algunas zonas del norte. La medida comenzará a regir en Septiembre y fue presentada con el objetivo de aumentar la recaudación por aportes de empleadores, pero implicará un ajuste en el gasto social. Este es otro ejemplo de lo que deberá enfrentar la Patagonia.

Para Chubut el acuerdo  con el FMI sólo implicará profundizar una crisis que tiene a la provincia en uno de sus momentos más difíciles: aún no logra salir del pago escalonado de salarios de los trabajadores de la administración publica provincial, sufre ser parte de la zona Patagónica que cuenta con mayor índice de inflación y un marcado nivel de desempleo que ubica a sus ciudades en los primeros puestos de las escalas nacionales.

A ello deben sumarse acuerdos paritarios que no logran superar los valores de la Canasta Básica Alimentaria, la posible eliminación de los subsidios al gas, transporte y energía y los constantes tarifazos que desvelan a los vecinos que no logran cubrir esos costos y hasta deben pedir préstamos para afrontarlos.

La obra pública que, en otros tiempos supo ser uno de los principales motores de la economía, es casi inexistente y ello impacta directamente en el sector de la construcción y por ende en el resto de la actividad comercial de las ciudades.

Agudizar el ingenio

Y si los vecinos, ante la falta de empleo y recursos económicos, logran agudizar el ingenio y buscar alternativas para llevar el pan a sus meses con la venta de productos en las ferias de barrio y participación en Clubes de Trueque bien podría la clase política pensar en opciones que ayuden a superar esta crisis.

Quizás los políticos que logren dejar de lado sus ambiciones personales y trabajen en favor del pueblo sean quienes obtengan el acompañamiento en las próximas elecciones. 2019 estará marcado por los comicios y ésta será una nueva oportunidad para evaluar la capacidad de la dirigencia con políticos que pretenden continuar en funciones y aquellos que buscan “su momento”.

Chubut merece un futuro mejor y para ello cada uno deberá trabajar desde el lugar que ocupa ya sea en la conducción de las acciones – las que deberían implementarse junto a otras provincias de la región para lograr el éxito – y de quienes tienen la responsabilidad de observar e interpelar a quienes llevan adelante estas políticas provinciales y locales.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí