En el marco de la ordenanza N° 106/17, que establece el Reglamento y Manual de Buenas Prácticas para la elaboración de alimentos, la Dirección de Bromatología municipal otorgó la habilitación a la cocina de la Parroquia Sagrada Familia como sala de manufacturación o “Cocina Comunitaria”.

Más allá de esta habilitación, aún no se comenzó a utilizar dicho espacio, ya que los productores de alimentos que quieran trabajar allí deben cumplir una serie de requisitos establecidos en el mencionado Reglamento y Manual de Buenas Prácticas, entre ellos contar con la libreta sanitaria.

La cocina cumple con todos los requisitos de la ordenanza, por lo cual fue habilitada, se organizó un equipo de trabajo en la Parroquia para dar los turnos y también habrá una persona encargada de los aspectos técnicos de limpieza y orden que deberán respetarse.

Al estar fiscalizado por el municipio, el producto que se elabore en dicha Cocina Comunitaria saldrá con una etiqueta en la que constará el Número de habilitación del establecimiento, número de elaborador/a, fecha de elaboración y vencimiento e ingredientes del producto.

 

Promocionar el trabajo

 

En diálogo con La Portada, el Padre Rodolfo Costa Heredia, párroco de Sagrada Familia, destacó la iniciativa de la dirección de Bromatología de la Municipalidad, de habilitar esta cocina para que la gente que produce alimentos los pueda vender y contar con la habilitación municipal correspondiente.

“Lamentablemente cuando ofrecen sus productos en comercios, la municipalidad tiene que sacarlos de circulación, por eso, con esta iniciativa se vio la posibilidad de que esto se pueda solucionar a través de las cocinas solidarias”, explicó el sacerdote.

“Desde el municipio se comunicaron con nosotros, con Cáritas diocesana y después de constatar todos los requisitos, la primera cocina que se habilitó en la ciudad es la de la Parroquia Sagrada Familia”, destacó y remarcó que aún se deben cumplir algunos pasos más para que comience a funcionar como tal.

También indicó que las personas que trabajen en esa cocina, deberán hacer un curso de manejo de alimentos para obtener la habilitación para producir los alimentos. Asimismo remarcó que la cocina ya está habilitada pero quieren hacerle algunas reformas más para que quede en “óptimas condiciones”.

“Esta es una propuesta para promocionar el trabajo, ya que con esto se abre un abanico de posibilidades para ofrecer sus productos”, afirmó el Padre Rodolfo resaltando que los productores podrán ofrecer lo que cocinen a los distintos comercios de la ciudad o los podrán vender en la vía pública con la debida habilitación.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí