Un estudio realizado por profesionales de la UBA, Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales, Universidad Nacional de Quilmes, Universidad Católica de Córdoba, ONG Sed Cero, INTI e  INTA aseguran, además, que un millón de habitantes del país carece de baño, letrina o pozo. En Esquel el 95 por ciento de la población cuenta con acceso al agua y un 93 por ciento con sistema de cloacas.

Dos millones de argentinos usan tres meses al año para buscar agua – actividad que les demanda entre tres y seis horas diarias – y  que expresada en dinero ese tiempo equivaldría a 28.500 pesos es decir  tres Salarios Mínimo Vital y Móvil. Un millón de habitantes de Argentina no tiene baño, letrina o pozo.

El 22% de los 44 millones de habitantes del país no tiene acceso a la red pública de agua y cuatro de cada diez no tienen cloacas lo cual impacta en la salud pública originando cuadros de parasitosis que afectan, especialmente, a los niños.

Las cinco provincias que viven las situaciones más críticas de acceso a agua de red son Santiago del Estero, Formosa, Tierra del Fuego, Salta y Chaco. En el caso de hogares sin cloacas las más complicadas son Chaco, Formosa, Salta Tierra del Fuego y Misiones.

Cabe mencionar que los datos antes mencionados se desprenden de un trabajo realizado por profesionales de la Universidad de Buenos Aires; la Facultad Latinoamericana de Ciencias Sociales,  la Universidad Nacional de Quilmes, la Universidad Católica de Córdoba, la ONG Sed Cero, y los institutos nacionales de Tecnología Industrial (INTI) y de Tecnología Agropecuaria (INTA).

Florencia Iacopetti, gerenta programática de la Fundación Avina y coordinadora de Sed Cero, explicó en una reciente nota publicada por el Diario La Nación que “hay un desafío enorme en acceso al agua y al saneamiento; el problema requiere soluciones combinadas, no hay una sola que se pueda extrapolar porque hay características particulares como el suelo, los regímenes de lluvia y cuestiones sociales y culturales”.

Admitió que “hay avances” con el Plan Nacional del Agua instrumentado por el gobierno nacional a través del Ministerio del Interior. Sin  embargo remarcó que es necesario complementar las soluciones en las zonas rurales más aisladas.

El programa del Gobierno incluye inversiones por 40.000 millones de dólares. Desde el inicio de la gestión, de acuerdo a datos oficiales, se finalizaron 340 obras de agua y cloacas; hay 263 en ejecución y 61 en proceso licitatorio. El objetivo es que en 2023 el 100% tenga agua potable y el 75% de la población tenga acceso a una cloaca y a plantas de tratamiento de efluentes.

Los expertos que participaron del estudio, el cual derivó en una “plataforma del agua”  que sirve como herramienta de gestión,  coinciden en que en las zonas rurales hay que trabajar en “innovación social” logrando que las comunidades se apropien de las soluciones y las administren.

En un territorio extendido y de baja densidad poblacional como el de nuestro país, insisten que a la par del Plan Nacional hay que diseñar soluciones descentralizadas (cisternas; canalización de agua de río, perforaciones).

Esto implicaría un trabajo a largo plazo que tenga como premisa acercar el recurso natural y vital para la vida humana a toda la población. El acceso al agua potable es considerado un derecho humano y es el Estado quien debe garantizarlo buscando ayuda en materia de tecnología, conocimientos específicos y recursos que permitan ejecutar las obras necesarias.

Es preciso tener en cuenta que el crecimiento y desarrollo territorial van de la mano con el acceso al agua. La falta del recurso imposibilita que las comunidades más apartadas puedan criar sus animales o tener huertas dos de las economías más frecuentes en determinadas zonas del país.

Salud en peligro

Susana Roldán, médica de la ONG Una Gota de Salud -trabajan en el norte cordobés, en la zona de las salinas, donde hay pozos de agua- explicó que la gente “acumula en tachos, pero la calidad no es la mejor” por lo que diagnostican mucha parasitosis. “Es una patología muy frecuente que colabora con el bajo peso y la desnutrición. Es una batalla interminable por la no potabilización del agua”.

La coordinadora científica de Mundo Sano e investigadora del Conicet, Victoria Periago, señaló que además del acceso al agua está el problema de las aguas contaminadas. “Hay problemas de calidad y disponibilidad de agua y también de no tener ni letrinas. Se abre un ciclo de transmisión de enfermedades que tiene un impacto importante sobre la salud pública”, mencionó.

Fuente: Diario La Nación.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí