Hermanos de la Independencia

Por Sergio Espinoza.  

“Las armas argentinas pararon la guerra en Croacia”, señaló el entonces embajador croata Rickard Rossetti, durante su visita a nuestro país en el 2004. Se cuentan muchas historias sobre la participación de voluntarios argentinos en la Guerra de los Balcanes y cómo la República Argentina ayudó a los croatas a resistir el embate militar de los ejércitos yugoslavos y  serbios, que finalmente terminó con la independencia de Croacia.

Ninguna guerra merece ser vivida. La que desmembró e hizo desaparecer a Yugoslavia, desde 1991 al 1995, fue una guerra sanguinaria y fratricida. Fueron el nacionalismo exacerbado, el etnocentrismo, el fanatismo religioso y el racismo los que produjeron las peores calamidades humanas que puede registrar la sociedad moderna en las puertas del Siglo XXI. Datos históricos señalan que murieron más de cien mil personas y cerca de las dos terceras partes de la población de la antigua Yugoslavia fueron desplazadas de sus hogares. Se registraron innumerables casos de abusos contra los civiles y una total vulneración a los derechos humanos, con actos sumamente aberrantes.

Los serbios de aquel entonces plantearon una supremacía étnica sobre los demás pueblos que habitaban territorio yugoeslavo y generaron una ofensiva militar con el objetivo de establecer el terror y la opresión. El pueblo croata estaba decidido a ofrecer resistencia. Se dice que Croacia tenía un embargo de su armamento. También se afirma que no tenía dinero para comprarlo. En Argentina gobernaba Carlos Menem. Se comenta que de alguna manera se realizó una triangulación y el armamento argentino llegó a manos de las fuerzas croatas. Junto al material bélico arribaron también tropas regulares y combatientes argentinos. (En nuestro país, ya sabemos todo lo que causo esto. Voladura de un arsenal en Río Tercero. Desvío de dinero. Presunta fuga de acusados por crímenes de lesa humanidad, corrupción gubernamental, etc. etc. etc.)

Lo cierto es que Croacia no tenía la culpa de nuestros problemas, bastante tenían ellos con los suyos. En total siete misiones militares fueron enviadas a esta región europea. Los batallones se relevaban cada seis meses. Informes oficiales dicen que participaron 400 efectivos, otros, que con el recambio superaron los cinco mil argentinos. También se afirma que los blindados TAM en sus versiones VCTP y TAM II tuvieron una destacada participación en la guerra. Según los altos mandos croatas, los disparos de los cañones CITER de 155 mm contra las tropas enemigas, finalizaron el conflicto.

Cuanta una anécdota que un oficial argentino acompañaba en una inspección al general francés Bernard Janvier, responsable de la totalidad de las tropas de la ONU en Croacia. Una patrulla croata los había detenido en las inmediaciones de Dragovich Road. Uno de los croatas se acercó y al reconocer al militar la insignia celeste y blanca levantó su FAL y con familiaridad le gritó: “¡Argentino!”.

Los croatas llegaron a tener un trato de amistad con los argentinos, a los que creían forjadores de su crecimiento bélico y de su anhelada independencia. Desde aquel momento hasta el día de hoy nos siguen considerando como “hermanos”.

Referencia de la foto: Los cañones argentinos en el Ejército Croata que detuvieron la guerra. 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí