Sus primeros pasos en el deporte los dio en el fútbol como arquero en su ciudad natal, Bahía Blanca, y a los 13 años descubrió su pasión por el boxeo. A los 17 fue invitado a pelear con el campeón Héctor Palleres en Esquel, donde vive hace cincuenta años. Se define como un boxeador estilista, admirador de Carlos Monzón y Nicolino Locche aunque para él, Cassius Clay es el más grande de todos los tiempos. Actualmente es entrenador de la Escuela Municipal. 

Osvaldo “El Negro” Sosa es oriundo de Bahía Blanca. Desde muy chico comenzó a jugar al fútbol como arquero. Primero lo hizo en Acción Católica y luego pasó Rosario, Villa Mitre y Deportivo Güemes. Sin embargo a los 13 años descubrió su pasión por el boxeo. “Era una época en la que los chicos trabajábamos así que tenía una bicicleta con canasto en la que hacía el reparto para un Ramos Generales. Fue así que me hice amigo de un hombre que entrenaba en el Salón de los Deportes y siempre me invitaba a ir con él. Primero le dije que no pero luego decidí acercarme a mirar los entrenamientos, me llevaron a ver unas peleas y me gustó”, relató “El Negro” a La Portada.

Nueve meses después se subió por primera vez a un ring. Como amateur tuvo 55 peleas y como profesional 25 (9 ganadas, 3 perdidas y 3 empates).

A los 17 años y con 38 peleas en su haber como amateur recibió la invitación para pelear con el campeón local Héctor Palleres en Esquel. Fue una derrota pero su buen desempeño lo llevó a ser convocado para la revancha. “Palleres necesitaba un compañero que anduviera bien así que me invitaron a radicarme acá”, recordó Sosa, quien ese año perdió a su mamá.

Carrera profesional

En 1968 se mudó a Esquel, donde vive hace cincuenta años. Allí arrancó su carrera como boxeador profesional. Su primera pelea fue en “La Española” con Fernández, un rival de Tres Arroyos, al cual venció por puntos. Su peso era 72 kilos, mediano. “Fui escalando posiciones en el ranking y me tocó pelear con los mejores: García, Sánchez, el campeón chileno Ulloa, entre otros”, recordó.

Ganó el título Guantes de Oro en la provincia de Buenos Aires donde participaban todos los boxeadores del momento. Se definió como un boxeador estilista, que constantemente estaba en movimiento y no dejaba que le pegaran. “Tengo más de cien peleas y la cara intacta”, resaltó.

Se retiró en 1975 tras una grave operación en el abdomen de la cual nunca se pudo recuperar. “No pude regresar a mi peso, volví al ring, hice dos peleas pero el físico ya no era el mismo y los rivales eran otros.  No me daban las piernas, no tenía velocidad y decidí no pelear más”, explicó.

Entrenador de campeones

Sosa, quien desde 1977  hasta 2002 trabajó de guardiacárcel en el Servicio Penitenciario Federal, fue convocado en 1979 por Inocencio Reyes y Maurelia para enseñarle boxeo a los chicos en el Club Antártida Argentina del barrio Matadero. Allí dio sus primeros pasos como entrenador y logró varios campeones provinciales. “Ese año se hizo un campeonato provincial en Comodoro Rivadavia donde saqué el primer campeón provincial, el “Tanquecito” Moraga”, destacó.

También señaló que tuvo buenos boxeadores como Basilio, Torito Morales, Cachano Barría, que fue campeón provincial, y el zurdito Fuentealba. “En 1982 fuimos los mejores de la provincia porque trabajamos mucho en lo físico y conseguimos concentrar en la Unidad 14 porque tenía un jefe que le gustaba mucho el boxeo”, confió.

Ese año la ciudad contó con la visita de grandes boxeadores del país, como el “Mono” Juárez, quien se quedó a vivir por diez años, el “Puma” Arroyo, que vino por el título argentino, y Carlos Monzón.

Actualmente es entrenador de la Escuela Municipal de Boxeo donde aseguró que hay muchos chicos que se destacan como Walter Nahuelpan, Luis Cárcamo e Ioana Loncon, entre otros. “Con los chicos no tenemos roce, pero a algunos no les gusta que les grite y si no les decís nada no se desarrollan bien en el ring. Si uno no le dice que levante la mano, va a cobrar. Si uno le grita es porque están haciendo las cosas mal y siempre se escucha al rincón, yo le hacía mucho caso”, expresó.

Por último, “El Negro” se declaró admirador de los boxeadores inteligentes. “Cassius Clay es el más grande de todos, y a nivel nacional mis ídolos son Carlos Monzón y Nicolino Locche”, cerró

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí