????????????????????????????????????

Con 44 años y habiendo recorrido gran parte del mundo – lo cual le permitió sumar logros deportivos y experiencia de vida – siente que la situación más extrema que debió afrontar fue no tener trabajo en su propia ciudad. En contraposición ciudades como San Carlos de Bariloche y Chapelco le ofrecen la oportunidad de desarrollarse laboralmente. Sin embargo ello lo obliga a estar lejos de sus afectos por muchos meses.

Este es el caso del reconocido y querido deportista Germán “Loly” Roberts quien, además, realizó días atrás una difícil travesía por el río Santa Cruz para concientizar sobre la construcción de una represa. En esta entrevista con La Portada relata sus inicios deportivos, experiencia de vida y la sensación que le provocó ser declarado Ciudadano Ilustre por el Honorable Concejo Deliberante.

La Portada: ¿Cuándo comenzó con la actividad deportiva?

Germán Roberts: Comencé cuando era pequeño porque era un niño gordito. Los chicos me decían “gordito acá”, “gordito allá” y no me gustaba. Así fue que comencé a entrenar, a correr y a bajar de peso. A las tres semanas que empecé a correr me anoté en una carrera en Trevelin. Salí tercero y estaba muy contento. A los quince días había otra competencia la cual gané. Surgió así la motivación para seguir creciendo. Luego llegaron los campeonatos provinciales que gané. Desde pequeño esquió y a raíz de eso también fue creciendo como competidor de esquí y atletismo. Tiempo después comencé a hacer las pruebas combinadas (esquí, bicicleta, kayak y atletismo), aprendí a remar que era lo que me faltaba. El tetratlón de Chapelco me resulta atractivo desde pequeño y quería correrlo así que comencé a prepararme. También surgió la posibilidad de correr antes el Triatlón de Bariloche con la gran novedad que lo gané. Así surgí a nivel nacional en este tipo de pruebas.

L.P: ¿Contó siempre con el apoyo de su familia?

G.R: Si, siempre tuve el apoyo de mi familia. En los inicios mi padre me acompañaba en casi todas las carreras. El me llevaba y me hacia la logística porque en este tipo de carreras se necesita mucho apoyo.

L.P: ¿Cómo se organizó la parte económica para poder participar  de esas competencias?

G.R: Siempre me apoyaron los amigos y el comercio local. Entre todos pudimos solventar los viajes que eran muchos, largos y costosos. También se hacían rifas o venta de pizzas.

L.P: ¿Cuál fue su mayor logro deportivo hasta el momento?        

G.R: Quedar cuarto en una carrera a nivel mundial. Competí con grandes corredores.

L.P: ¿Cuál es la competencia que le genera mayor afecto?

G.R: La competencia a la que le tengo más cariño es el Tetratlón de Esquel. Mi corazón está ahí porque es una de las carreras que me hizo surgir. A partir de ahí empecé a crecer deportivamente y fueron surgiendo cosas que me llevaron a recorrer gran parte del  mundo y a correr carreras muy importantes. Aprendí mucho sobre muchas cosas, conocí muchos países y costumbres. También hice muchos amigos y eso es lo más lindo que te deja el deporte.

L.P: ¿Cómo surgió la idea de llevar adelante la experiencia del Río Santa Cruz?

G.R: Tengo un fuerte compromiso con la naturaleza y una importante conexión con los ríos. Por mi trabajo vivo meses dentro de un río. La idea era aportar un granito de arena para difundir lo que se estaba haciendo teniendo en cuenta que no hay mucha información sobre la construcción de represas en ese río. Cortar un río me parece catastrófico por lo que decidí mandar un mensaje a mi manera a pesar que esta es una época de clima extremo. Quería hacer un record para llevar un mensaje en contra de las actividades industriales en los ríos y cuidando el ecosistema. Le conté mi proyecto a Franco Peláez y él se sumó para filmar. No hicimos una producción. Fue salir y ver con qué nos encontrábamos resolviendo situaciones sobre la marcha. Salimos desde Calafate por el Lago Argentino navegando gran parte hasta la embocadura del Río Santa Cruz. En total navegué más de cuatrocientos kilómetros. Me encontré con situaciones extremas porque la temperatura en el río era de 25 grados bajo cero. Sentí principio de hipotermia, decidí parar y estuve diez horas temblando hasta recuperarme. A la mañana siguiente seguí viaje hasta Piedra Buena pasando por las construcciones que se están haciendo en el río Santa Cruz. A partir de ahí continuábamos el viaje en forma simbólica para entrar al Atlántico donde debo navegar de día cumpliendo las normas de Prefectura Naval. Muchos dicen que estoy loco, pero estoy preparado para estas situaciones porque me entrené todo la vida y crecí en la naturaleza.

L.P: ¿Cuál fue la sensación al cumplir el objetivo? 

G.R: Me sentí muy satisfecho. Lo que hice no fue para que hablaran de mí, sino del río. Lo hice porque tránsito por los ríos continuamente y siento un amor tremendo por los ríos. Me parece una locura cortar un río para generar energía porque entiendo que hay otras formas de hacerlo. Mi mensaje es, además, advertir sobre el poco cuidado que tenemos sobre el planeta.

L.P: ¿Qué sintió al ser reconocido como Ciudadano Ilustre de Esquel?

G.R: Me invadió una tremenda emoción porque estaba al lado de mis hijos a los que no veo hace seis meses porque debo trabajar afuera de la ciudad. Pasé situaciones extremas por todo el mundo, pero lo más extremo fue no tener trabajo en mi ciudad para mantener a mi familia. De todas formas soy un agradecido de Esquel porque me enseñó a defenderme ante el mundo y capacitarme para mantener a mi familia en otras ciudades donde me abren las puertas. Esquel siempre me dio su afecto y por eso amo este lugar. Agradezco al Concejo Deliberante por este reconocimiento, pero creo que también hay otra gente que hizo muchas cosas más que yo como maestros, médicos, veteranos de guerra. Ellos también deben ser reconocidos.

L.P: ¿Cuáles son tus próximos objetivos deportivos?

G.R: Lo próximo es prepararme para los Tetratlón de Bariloche, San Martín de los Andes y Esquel. Y en cualquier carrera extrema que haya trataré de estar.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí