Columna: La intención de perpetuar el control sobre el cuerpo de las Mujeres

0

En la Argentina de hoy nos encontramos en debate. Un cúmulo de cuestiones nos interpelan, la cosa pública nos interpela y apunta directamente hacia nuestros cuerpos. El contexto actual nos invita a posicionarnos, por la necesidad de hacer valer nuestros derechos exigiéndonos desarrollar nuestro rol como ciudadanxs y sujetos políticos. En nosotrxs queda la decisión de participar conscientemente para decidir, construir y deconstruir nuestras realidades.

Informar y discutir respecto del proyecto de Ley sobre la Interrupción Voluntaria del Embarazo que implica la despenalización del aborto es entendido como sinónimo de feminismo; transmutado por algunxs a “feminazismo”, una asociación simplista y cargada de sentido que conviene muchísimo. Otrxs expresan que debatir la temática con tanta efervescencia desvía el foco de atención e invisibiliza otros problemas sociales producto de los embates neoliberales, que también estamos padeciendo. Sobre estas consideraciones, se debe reconocer que si hoy estamos hablando de aborto legal, seguro y gratuito se debe al accionar del movimiento social de lucha feminista que trasladó a la esfera pública esta demanda, convirtiéndola en agenda de nuestrxs legisladores. A su vez, se trata aquí de una cuestión social que se agudiza en el marco del neoliberalismo, porque el neoliberalismo nos empobrece y el aborto clandestino mata principalmente a las mujeres pobres.

No es una cuestión sólo de las mujeres. Se trata de un problema de salud pública y de derechos humanos que expresa y reproduce desigualdad. Como sociedad por lo tanto, nos concierne.

El cuerpo de la mujer: El cuerpo fértil.

Hay diversas razones por los cuales decidir interrumpir un embarazo y no recibir una pena legal por ello aún no está por completo legislado – la legislación vigente contempla solo algunos de los casos donde corre riesgo la salud o se tratara de una víctima de violencia sexual.-

El principal motivo y eje de la cuestión refiere al mandato patriarcal al servicio de los intereses del capital, una construcción social encarnada en nuestros discursos y prácticas: SER PROGENITORAS. Sobre esta idea la activista feminista Silva Federici  afirma que el útero ha sido mirado literalmente como una fábrica de trabajadores; de esta manera deduce que si no hay control del cuerpo de la mujer no hay tampoco control de la fuerza de trabajo.

El filósofo Michel Foucault ha dedicado gran parte de sus estudios al control y la vigilancia como instrumentos que imparten poder para la dominación. A los mecanismos de dominio que impactan directamente sobre los cuerpos vivos los conceptualiza como biopoder, el cual se ejerce a través de la biopolítica. Liberarnos de esta coacción naturalizada, de esta norma impregnada, dejar de ser mujeres políticamente dóciles y económicamente rentables, implicaría un atentado contra este sistema de control de género diferenciador y discriminador.  A su vez, un Estado que se muestra ausente en políticas de salud y educación reproductiva también ejerce biopoder: decide quién debe vivir y a quien no se le deben proporcionar las condiciones para hacerlo, dejar morir.

Escapar de nuestro destino biológico, posicionarnos y dejar de ser meros cuerpos fértiles es nuestra mayor expresión de libertad. El embarazo forzado se presenta como una imposición que viola nuestra autonomía y ataca a estas formas tradicionales de dominación. No tenemos destinos preformados y sobre todo no queremos morir por decidir.

Hoy miércoles finalmente pasará la discusión a las voces de lxs diputados y de avanzar con la aprobación, se nos presenta un nuevo desafío: EDUCARNOS para estar a la altura de las circunstancias. Porque la lucha por la igualdad nos compete a todxs, nuestro deber ser como ciudadanxs. Igualdad que implica propiciar condiciones de salubridad y el acceso a servicios, reforzando un sistema que trabaje desde la integralidad y que disponga de los recursos humanos y físicos adecuados para atender una situación tan compleja como es la de decidir interrumpir un embarazo.

La aprobación de esta ley debe ser entendida como sinónimo de democracia. Para que las mujeres pobres de nuestro país dejen de morir en la clandestinidad, exigimos:

¡Aborto Legal Ya!  Vivas nos queremos, Ni Una Menos.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí