Vecino de Jáchal, San Juan: “No permitan la contaminación”

0

Carlos Ibarben, integrante de la Asamblea “Jáchal No se Toca”, asegura que el poder político, en complicidad con las grandes empresas mineras, utiliza los escenarios de crisis para hacer creer a la población que la actividad extractiva es la única alternativa posible. Pide a los chubutenses “cuidar el agua” y advierte que “no se dejen engañar” con espejos de colores.  

“Tenía el sueño de conocer Esquel pero lástima que sea en estas circunstancias”, confía Carlos Ibarben en una entrevista con diario La Portada. Visitó la Cordillera chubutense y también la Costa en un momento álgido por el avance de los proyectos mineros empujados fuertemente por un sector del empresariado y el Gobierno Nacional.

Habla bajo y pausado. Es muy claro en sus conceptos. Lo que sucede en Chubut hoy le recuerda a lo que vivió su querido Departamento sanjuanino de Jáchal hace unos 15 años cuando ingresaron las multinacionales con la actividad. Destaca que estos escenarios de crisis son debidamente orquestados para hacer ver que la minería es el camino.

Afirma que el desarrollo de la megaminería no sólo representa un riesgo desde el punto de vista ambiental y para la salud de la población. Lamenta que en Jáchal terminó por dividir a los vecinos, generando una suerte de grieta que pareciera ser insalvable. “Está aquel que no le importa el futuro de sus nietos. Sólo vivir bien él”, resalta.

Cuestiona que abundan las posturas egoístas y de corte individual. Pero acota que también hay una parte importante del pueblo -en ese Departamento de unos 25 mil habitantes- que se moviliza para resguardar los recursos naturales, en defensa de lo que entiende es lo más importante: el agua. “Quiero que mi pueblo perdure”, sostiene.

No deja afuera a la clase política. Los gobiernos son actores principales en este escenario que considera perverso. “La ignorancia y la pobreza es la materia prima de los políticos para ganar las elecciones”, asevera. El tono de la conversación es otro. Hablar de la situación, y de los mecanismos de dominación, hace que levante temperatura.

Por eso está en total desacuerdo con que el año próximo junto con los comicios en Chubut se haga una consulta popular para definir por el “Sí” o el “No”. La de un plebiscito vinculante es iniciativa del diputado peronista Javier Touriñán en la Legislatura Provincial. “Seguro que gana el sí en ese contexto”, manifiesta Ibarben.

Promesas…

Señala que las multinacionales prometen el “oro y el moro” pero después no cumplen. “En Jáchal prometieron que iban a comprar en el comercio local pero no hicieron nada”, apunta y recuerda que antes de instalarse los proyectos la zona vivía de la producción. “Teníamos trigo, la mejor cebolla y toda clase de hortalizas”, acota.

La situación socioeconómica en su ciudad natal no cambió en absoluto, plantea preocupado. A su vez, advierte que hay un elevado índice de cáncer. “No lo podemos probar porque los médicos no nos dan el diagnóstico. Pero la estadística da un porcentaje muy alto en comparación con otros puntos del país”, indica.

“Estos salvajes pusieron en crisis el campo”, explica y cuenta que en montañas de la región son varias las explotaciones. Asegura que la contaminación es algo frecuente. Muestra una planilla plagada de números, análisis y datos que acompañan su denuncia. “El Estado Provincial en San Juan tapa todo”, dispara y agrega que la Justicia no emite opinión, mira para otro lado.

Reitera que el método para promover la actividad es similar: “Dividen a la gente”. Y comenta que algo de esto observó días atrás en Puerto Madryn con la presentación de un taller titulado “Minería, la Otra Industria en Chubut”. Subraya, asimismo, que no es “antiminero” y que su norte es la defensa del agua.

“A los vecinos de Esquel…

…les digo que cuiden el agua”, deja como mensaje este integrante de la “Asamblea Jáchal No se Toca” y asevera hay distintas salidas para paliar la crisis. “El agua, la tierra y la producción forman parte de un engranaje que mueve mucha gente”, amplía. Se despide con un fuerte apretón de manos y desliza su última frase: “No se dejen engañar. No permitan que contaminen”.

 

 

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí