La pérdida de su fuente laboral los llevó a conformar esta cooperativa de trabajo en 2013, que funciona en el Barrio Badén, brindando el servicio de remisería en diferentes sectores de la ciudad, y sostiene a veinticinco familias de Esquel. Ahora, con la matrícula en mano, que fue entregada el viernes pasado, se afianza el emprendimiento y proyectan incorporar un vehículo para discapacitados.

Los integrantes de la Cooperativa de Remises “El Badén” saben que la clave del éxito es el compañerismo, la solidaridad y el trabajo en equipo. Hoy son dueños de su propio destino, no hay patrón y todo es autogestión. Reconocen que no es fácil pero el cooperativismo ha sido el camino para salir adelante desde el 2013 a la fecha. Este emprendimiento en la actualidad sostiene a veinticinco familias y se ha ganado una gran aceptación en la comunidad que destaca el esfuerzo de los trabajadores por brindar un buen servicio de remisería en la ciudad.

César Caneo, quien es presidente de la Cooperativa, se mostró muy emocionado en diálogo con La Portada por recibir, después de varios años de incansables gestiones, la matrícula del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (INAES) que les permitirá crecer como empresa. “Es un día especial para nosotros porque se esperó mucho tiempo y estamos muy agradecidos a Dios, ante todo, a las veinticinco familias que viven de esto y a Mirta Quintana, quien nos ayudó mucho en el inicio, es una gran persona y dio el puntapié para que hoy este sueño se haga realidad”, destacó.

Aseguró que el compromiso de todos es continuar trabajando como hasta ahora, sin bajar los brazos y poniéndole el hombro al país. En tanto el próximo objetivo de esta Cooperativa será avanzar en la incorporación de un vehículo adaptado para personas discapacitadas. “Con la matrícula en mano, sólo nos queda hacer una reunión entre los socios para ver si podemos concretarlo”, explicó.

 

“Las cosas se logran con humildad”

Al igual que todos los trabajadores, Caneo sostuvo que no están exentos de la crisis que atraviesa el país. “Todos nos vemos afectados, se trabaja pero el dinero no alcanza”, expuso. Sin embargo destacó que en su caso, al trabajar sin patrón, “todo depende de nosotros así que tenemos que tirar todos para el mismo lado y seguir sumando”. Al mismo tiempo que resaltó que “las cosas se logran con humildad”.

La Cooperativa de Remises cuenta con diez socios, entre operadores y choferes, y diez vehículos en dos turnos. Trabajan de lunes a lunes en todos los sectores de la ciudad y también larga distancia. Ahora con la matrícula podrán trabajar con empresas, el municipio y la provincia. “Dependemos de nosotros mismos, si uno tira para un lado y el otro para otro, esto decaería así que espero que esto siga dando sus frutos y que sigamos para adelante como hasta ahora, que llevamos cuatro años y vamos por más. Ojalá que se nos den los proyectos que tenemos en mente”, concluyó.  

   

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí