La Escuelita Formativa de Fútbol, que ya lleva tres años de funcionamiento, cuenta con más de 120 alumnos, entre chicos y chicas de 3 a 14 años. Este año incorporaron el atletismo y la natación a sus actividades. Fomenta valores para la vida entre los que se destaca que no es importante ganar o perder sino divertirse y todos juegan.  

Martín Lobos, quien es uno de los profesores fundadores junto con Maximiliano Casatti de “La Gambeta”, contó a La Portada que “la Escuelita parte desde la base que un niño es competitivo por sí mismo, nosotros no los formamos así y tampoco lo hacemos desde los hechos porque nuestros partidos son encuentros y nunca se cuentan los goles ni si ganamos más partidos que otros equipos”.

El objetivo de las clases es fomentar valores como la solidaridad, igualdad y el compañerismo, dejando de lado lo meramente competitivo. Por eso en las prácticas se puede escuchar a los profes hacer hincapié en que no importa ganar o perder sino divertirse. Tal es así que han decidido relacionarse con escuelitas que trabajen igual que ellos. “Reconocemos en el fútbol un montón de cosas que no son las que se ven por una cuestión de que se buscan resultados a muy temprana edad o se entrenan a los chicos como si fueran adultos y todavía son niños, entonces se dejan de lado las necesidades y los intereses de los niños que nosotros pretendemos que sean la base de nuestro trabajo”, destacó Lobos.

“La Gambeta” hoy cuenta con 120 alumnos, tanto niños y niñas que juegan todos juntos, de 3 a 14 años en fútbol. Este último grupo se encuentra en un proceso de transición ya que los profesores pensaban que deberían jugar en clubes de la ciudad pero ellos prefieren continuar en la escuelita así que les brindan un fútbol más recreativo.

Este año se sumaron dos deportes más: el atletismo y la natación. No descartan la posibilidad de incorporar en un futuro el ciclismo ya que su sueño es ser una escuela formativa en el más amplio de los sentidos.Esto va de la mano de la falta de espacios que hoy en Esquel es una problemática para todos, nuestra base siempre va a ser el fútbol pero deseamos sumar otras disciplinas”, afirmó.

El equipo de profesores que integra “La Gambeta” son Martín Lobos, Maximiliano Casatti, Eliana Oviedo, Carolina Lobos, Candelaria Alvarez y Nicolás Silva. En natación participan dieciocho chicos, mientras que atletismo inició esta semana con sus actividades.

 

Encuentros de fútbol

Lobos también contó que el año pasado participaron de una serie de encuentros con Independiente Deportivo, San Martín y Fontana de Trevelin donde jugaban todos contra todos, partidos de quince minutos, sin contar los goles y al final se hacía un tercer tiempo para compartir un momento entre todos.

Por otra parte confirmó que la presencia del equipo más grande de “La Gambeta” en la Liga Independiente de Fútbol Reducido Infantil (LIFRI) a partir de la mitad de año como hicieron el año pasado por una cuestión de organización. También contó que tienen planificada una visita de un equipo de la Comarca como también de la escuelita de Playa Unión a cargo de Marcelo Yllana.

En tanto, a modo de primicia, expresó que se encuentran evaluando la posibilidad de participar en noviembre del Encuentro Nacional de Escuelitas de Fútbol que se realizará en Mar del Plata. “Tenemos mucha relación con las familias, así que vamos a definir quiénes se animarían y después hay una cuestión económica que no la podemos obviar”, precisó.

En este sentido destacó el trabajo que realiza la Comisión de Padres que organiza eventos para recaudar fondos y que el próximo será una venta de locro para el 25 de Mayo. “Vamos a ir viendo si se puede y en base a eso decidiremos si vamos a este Encuentro o si hacemos un viaje a la costa, Comodoro Rivadavia o Puerto Madryn, siempre buscando escuelitas que trabajen como nosotros”, expresó.

El valor del potrero

Lobos reconoció que ha variado la forma de aprender a jugar al fútbol en lo que fue su niñez a hoy. “Hay mucha diferencia entre nosotros que crecimos entre miles de potreros a los chicos de hoy que no los tienen. Por eso tratamos que tengan ese potrero, no dirigir los partidos, que ellos decidan sus reglas y que se cobren las faltas porque creemos que es parte de todo. Es imposible que podamos darle la calle que teníamos pero tratamos de hacerlo”, apuntó.

La Escuelita cuenta con dos grupos de 3 y 4 años, que son de doce chicos, para que el trabajo sea personalizado; y cuatro grupos de 5 a 14 años. Las clases de brindan de lunes a jueves en la Escuela N° 200 y en el Casino de Policía, y los sábados en Esquel Padel. Los interesados en sumarse a esta familia deportiva todavía pueden hacerlo en el grupo de 3 y 4 años como también en el de adolescentes.

“Nosotros trabajamos la técnica desde que empiezan pero sin darle un marco analítico, sino que lo hacemos a través del juego como todo”, concluyó.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí