El 85 por ciento de los pacientes que recibe el Servicio de Cuidados Paliativos, dependiente del Hospital Zonal Esquel, utiliza alguna forma de cannabis terapéutico para el control de sus síntomas, como puede ser el dolor. La reciente incorporación de un vaporizador, que fue donado por la Asociación Civil de Cannabicultores de la Cordillera de Chubut, significará una herramienta más en este tratamiento, con un efecto más inmediato, similar al uso de un nebulizador.

Ivalú Cerdá, quien es una de las médicas que integra el Servicio de Cuidados Paliativos, aseguró a La Portada que “es una herramienta más e inmediata para el control del alivio que es nuestro objetivo último en los cuidados paliativos”. De todos modos aclaró que aún serán “rigurosas y críticas” a la hora de designar un paciente eventual para empezar a utilizarlo. Al tiempo que destacó que este hecho es “histórico”, ya que es el primer servicio en la provincia que utiliza el cannabis terapéutico en el tratamiento de los síntomas y también en incorporar un vaporizador. 

La médica indicó que el uso de este aparato “es bastante sencillo”, ya que tiene un manual, y similar a un nebulizador. “Es un aparato que permite la extracción de los productos activos de diferentes hierbas medicinales, como pueden ser el cannabis, el romero y la lavanda que sabemos que tienen una oportunidad de control sintomatológico de muchas personas. De esta manera se extrae el aceite y se aspira como si fuera un nebulizador”, detalló.

Control de síntomas

Cerdá sostuvo que la incorporación del vaporizador no respondió a una demanda de los pacientes, aunque señaló que el 85 por ciento de los trescientos que reciben utilizan alguna forma de cannabis terapéutico para coadyuvar su tratamiento. “Somos los primeros en instrumentarlo en el tratamiento, pero no somos un consultorio estrictamente de medicina cannábica sino que incorporamos el cannabis al tratamiento por la demanda que tiene de la gente, para ayudarlos a dosificar”, explicó.

Seguidamente comentó que el gran caudal de pacientes es oncológico y después presentan patologías crónicas degenerativas como artrosis y artritis. En algunas oportunidades son derivados de médicos especialistas y en otros son ellos mismos los que quieren incorporarlo a su tratamiento. “Sabiendo y estando seguras de que lo van a utilizar sin nuestra ayuda o con nuestra ayuda, valientemente hemos elegido ayudarlos. Dentro del Servicio somos tres médicas con especialidad en medicina general por lo cual hacemos la evaluación inicial de los pacientes y los estudios que traen. Además estamos formándonos estrictamente en la terapia cannábica”, contó.

Por último remarcó que “no hablamos de tratamientos curativos con cannabis, ni nada parecido, es una herramienta para ayudar a controlar síntomas y el mayor de ellos es el dolor”.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí