La Cordillera posee gran potencial en términos forestales. Un aprovechamiento sustentable generaría riqueza a largo plazo y fuentes de empleo genuino. Hoy las forestaciones en Chubut alcanzan las 30 mil hectáreas.

Para profundizar sobre la temática Diario La Portada conversó con el ingeniero Luis Tejera, coordinador del Área Forestal en la Estación Experimental Agroforestal Esquel del Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA). El especialista no dudó al momento de afirmar que tanto Esquel como la zona poseen recursos invaluables.

Explicó primero que en esta parte de la provincia hay una superficie extensa de bosque nativo que con el paso del tiempo pasó a tener menos valor en cuanto producto maderero y más en materia de conservación debido a las características del suelo. “Son zonas de altas cuencas y que cumplen funciones regulando la disponibilidad de agua”, indicó.

Contó que, en ese marco, el Estado hace varios años viene impulsado políticas para promover la forestación en sectores que están por fuera del bosque nativo, donde crecen especies de coníferas como pinos, sobre todo el ponderosa.

Aseguró que la industria tiene “gran potencial” y condiciones de sobra para crear “riqueza”, entendiendo que es capaz de fortalecer la dinámica económica en la región. Esto motivado a su vez por la enorme variedad de uso que ostenta la madera. “Tiene una oferta gigante”, manifestó.

El destino de la madera es diverso. “Se puede utilizar para partes de muebles, tablas, molduras, machimbre, revestimientos, es decir que tiene múltiples posibilidades. Es común el hecho de que con subproductos de residuos se desarrollen tecnologías para energía”, completó.

La forestal es una actividad con características propias y particularidades que la distinguen de otras. “Por ejemplo, al establecer la planta trabaja sola, no requiere de insumos extras. Lo que necesita es el sol”, indicó, ponderando asimismo la capacidad para generar empleo. “Las forestaciones hay que cuidarlas durante el desarrollo”, argumentó.

“Requiere pensarse por cuenca porque la madera luego hay que trasportarla. El flete tiene un rol muy importante en las forestaciones porque los árboles son grandes, pesados y necesitan ser llevados a un lugar para el proceso”, añadió.

Por otro lado, resaltó que para el crecimiento y desarrollo forestal en cualquier país es clave el acompañamiento del Estado en todos sus niveles. “Debe promoverse la forestación con una serie de acciones como por ejemplo financiar las plantaciones. Pero también hay otras medidas como impositivas y ayudas al productor al momento de la poda”, señaló.

Mejora genética de especies

Tejera comentó que el INTA hace años que puso en práctica un programa de mejora genética gracias al cual el productor dispone de semillas certificadas por el Estado que le garantizan la obtención de plantines de mejor calidad, forma y con mayores rendimientos. Además, el Instituto promueve las forestaciones y el buen manejo de podas y raleos.

30 mil hectáreas  

Las forestaciones en Chubut alcanzan las 30.000 hectáreas y son una inversión a largo plazo. Una vez establecido el capital, la actividad genera mucho más que una renta. Manteniendo una tasa de plantación y manejo de 1000 ha por año, se pueden ocupar en el momento de la corta alrededor de 3000 puestos de trabajo, algo que habla del promisorio futuro forestal en la zona y de su incidencia en la economía regional. Se complementa muy bien con las actividades agropecuarias de la región andina, diversificando y aumentando la producción, en los casos en los que se recurre a la implantación de  cortinas forestales.

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí