“Ese auto está ahí hace meses y nadie lo retira”, le dice en voz alta un vecino a otro mientras un cliente entra a su comercio ubicado casi en el centro. Pone cara de pocos amigos por unos segundos, luego sonríe y da por finalizada la charla con un “mejor me voy a atender”. La escena -real- grafica lo que ocurre en varios puntos de la ciudad con vehículos abandonados en plena vía pública.

A través de la Secretaría de Medio Ambiente, el municipio había comenzado el año pasado a remover carcasas y chatarra. En tanto, el Departamento de Tránsito tiene a su cargo el relevamiento de los automóviles que aún abandonados poseen patente. Un dueño a la vista. El costo para retirar todo es alto y se requieren máquinas especialmente preparadas, argumentan desde el Ejecutivo. No es sencillo, sostiene.

Lo concreto es que en diferentes puntos de la localidad hay rodados que ya se entremezclan con el paisaje urbano, siendo compartimientos adjuntos a las calles. La situación molesta a los vecinos, quienes en algunos casos levantan el teléfono para realizar la denuncia correspondiente. A veces la respuesta llega. Otras no. La problemática ocasiona contaminación visual, menos lugar para estacionar en la cuadra y también un deterioro en las condiciones de seguridad e higiene.

Georgina Ciari, de Gestión Ambiental, le contó a diario La Portada que Ambiente sólo se encarga de “levantar la chatarra”, es decir aquello que “no tiene vida útil ni título de propiedad”. A su vez “respondemos al llamado de una persona que pretende deshacerse de un auto. Le hacemos firmar un acta y trasladamos todo a la Planta de Tratamiento”, indicó.

PRONACOM

Confirmó que cuando el vehículo tiene la chapa patente y las cuatro ruedas en su lugar entra en juego el área de Tránsito porque en tal caso no es considerado “basura”. Por otro lado, comentó que durante el 2018 impulsaron la llegada a Esquel del PRONACOM, un programa nacional de descontaminación, compactación y disposición final.

Este plan -dependiente del Ministerio de Seguridad- habilita a que una empresa privada compacte el material localizado en los depósitos y lo venda, dejando unos 800 pesos por tonelada. “En el Concejo Deliberante se aprobó una ordenanza que adhiere a la ley. Necesitamos ahora que la Provincia se sume”, agregó.

Ciari reconoció que en la Plata de Tratamiento de Residuos Sólidos Urbanos (PTRSU) el municipio tiene un gran número de autos confiscados. Hay otros también en el corralón de calle Mitre y San Martín y en el predio que la Policía del Chubut posee a la vera de la Ruta 259, camino a la localidad de Trevelin.

Explicó que muchos de los automóviles abandonados en la vía pública no pueden ser removidos en tiempo porque no hay un espacio físico donde alojarlos. “El año pasado la Subsecretaría de Ambiente levantó cerca de 30 autos chatarra. Los llevamos todos a la PTRS. Son más bien carcasas. El mes que viene llegaría una bobcat para seguir por el mismo camino”, amplió.

 

 

 

 

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí