La alianza conducción y alcohol representa un verdadero peligro, al punto que en el país cientos de personas pierden la vida al año producto de esta combinación letal. En Esquel el Departamento de Tránsito secuestró durante los últimos 13 meses cerca de 160 automóviles por alcoholemia positiva.

En diálogo con diario La Portada, Walter Vázquez, responsable de la mencionada dependencia municipal, explicó que personal realiza controles todos los fines de semana en distintos puntos de la ciudad, sobre todo en la zona céntrica. Se llevan adelante por lo general en horario nocturno y en conjunto con agentes de la Policía del Chubut.

El jefe del Departamento de Tránsito indicó que por operativo registra “entre 5 y 8 conductores alcoholizados”, aproximadamente. La normativa actual exige que la prueba sea repetida a los 15 minutos. El permitido de alcohol en sangre para quien maneja una moto es de 0,20 gramos, para un vehículo liviano 0,50 y tolerancia cero para profesionales (taxis, remises, choferes de transporte público, etc.).

Aclaró que el primer día hábil luego de un fin de semana envían todas las actuaciones al Tribunal de Faltas Municipal, donde finalmente deciden la sanción. Precisó, además, que durante el 2017 hicieron 144 infracciones y 16 en lo que va del 2018. Según informó, el promedio tiende a bajar debido a la presencia de inspectores en la calle.

Vázquez añadió que a los secuestros por positivo en el test de alcoholemia hay que sumarle aquellos que se efectúan por falta de documentación. “El número en esa oportunidad rondaría los 260 el año pasado”, expresó. Algunos de los rodados permanecen en el corralón del municipio. Los dueños parecen no estar muy interesados en retirarlos.

Precisó que el área cuenta con un plantel de 10 inspectores habilitados para los procedimientos rutinarios en vía pública. “Cada vez son más violentos los controles donde el secuestro del rodado es inevitable. Hay gente que ofrece resistencia también ante las autoridades policiales. Se suelen generar este tipo de situaciones”, amplió.

Cerca de 160 son las infracciones -en 13 meses- realizadas por Tránsito. Es casi imposible saber a ciencia cierta cuántos son los conductores que circulan por las calles bajo los efectos nocivos del alcohol. “Sólo agarran al 10%”, le dijo a La Portada un vecino que conoce bastante del tema. Es obligación del Estado no sólo fortalecer los operativos sino que a su vez las campañas de concientización y, fundamentalmente, la educación vial.

Cifras que asustan

Según explica la asociación civil sin fines de lucro “Luchemos por la Vida”, en 2017 murieron 7.213 personas en Argentina como consecuencia de accidentes viales. Un promedio de 20 al día. Las estadísticas son elevadas en comparación con otros países y no disminuyen hace bastante. En Chubut el número de víctimas fatales fue de 109, el pasado año. También se advierte que el consumo de bebidas está presente en muchos siniestros y que el alcohol es clave para explicar una de cada dos muertes en los accidentes de tránsito.

Deja un comentario

¡Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí